TRIBUNA

Chivo en cristalería

 

Isaías Colunga Morales

 

El buen ánimo regresa a los matamorenses en general, tras el acuerdo inicial entre los sectores obrero patronal para poner fin a las huelgas que en 29 de las 45 maquiladoras hicieron estallar, llegando al acuerdo del pago del 20 por ciento de incremento al salario diario, más un bono único anual de 32 mil pesos a los trabajadores de estas primeras 16 empresas que ya arreglaron y que son de capital extranjero.

 

Queda por resolverse el conflicto en otras 16 empresas cuya resolución es de competencia de la Junta local de Conciliación y Arbitraje que, estamos ciertos, habrán de llegar a buen puerto, toda vez que las partes en conflicto tomarán como referencia los acuerdos a los que llegaron las primeras maquiladoras, en tanto que las restantes 13 que seguramente también resolverán el problema bajo el mismo esquema que las primeras, lo harán pero en la Ciudad de México, por tratarse de empresas que pertenecen a los llamados Sindicatos de Industria Nacional (en este caso correspondientes a la industria automotriz especializada) y por ello, la resolución corresponde al ámbito federal, es decir, en la Junta Federal de Conciliación.

 

No obstante, en ambos casos, el problema no debió haber llegado más allá de los diálogos conciliatorios entre los delegados y sus líderes sindicales, pero la ausencia de interés real de éstos, en particular de Juan Villafuerte y de Jesús Mendoza Reyes motivaron que el problema escalara, lo cual hay que decirlo, como quiera no hubiese sucedido sin la intervención de personas ajenas al conflicto y quienes aviesamente estuvieron atizando el fogón para crear caos social y con ello el desprestigio al gobierno municipal y federal. Ahora sí que, por el bien de todos, ojalá y los líderes no vuelvan a ser rebasados por omisión.

 

DE DULCE, DE CHILE Y DE MANTECA

 

La industria maquiladora de exportación representa el 75 por ciento de la actividad económica de la región, por lo cual, cualquier paro legal o no que conduzca a paralizar sus actividades, de inmediato se refleja en las actividades secundarias de la economía, veamos: con solamente 14 días de paros laborales, el comercio y servicios registraron un decremento en tiendas de autoservicio, en las llamadas de conveniencia, en taquerías y restaurantes populares, así como en pago de servicios básicos urbanos………………………………..

Comentarios y sugerencias al correo electrónico lisaias67@hotmail.com