TRIBUNA

0
146

Los que se van y los que llegan
Isaías Colunga Morales
Con saldo negativo para la sociedad tamaulipeca, llegan a su fin los 43 gobiernos municipales y el sexenal de Egidio Torre Cantú. Todos –panistas y priistas-, manchados por actos de deshonestidad, corrupción, impunidad: desvergüenza y cinismo. Y es que, en política y gobierno, la vergüenza estorba.
Del gobierno de Egidio Torre Cantú, muy poco es lo rescatable. Los mismos signos distintivos, los mismos botones de muestra que los panistas de Matamoros exhibieron, fueron la constante de una administración errática en lo sustancial: corrupción, deshonestidad e impunidad. Esta, fielmente reflejada en la falta de resultados en la investigación y esclarecimiento del artero asesinato de su hermano, Rodolfo. ¿Qué esperar de otros casos ?En fin. Son los saldos.
Serán clave del gobierno de Cabeza de Vaca la eficiencia, honestidad y ética moral. Observar su desempeño y los resultados de sus acciones de políticas públicas los cien primeros días de gobierno, nos dará luz. La buena o mala imagen que en la percepción ciudadana generen, durante esos prácticamente tres meses (“prueba de fuego”), dependerá –lo podemos aventurar-, del buen o mal perfil de honestidad, eficiencia y buena fama profesional de quienes haya seleccionado como miembros de su círculo más cercano de colaboradores (el gabinete), del cual pocos perfiles se han revelado y será hasta un día previo a su entronización cuando los de a conocer.
Por lo que hace al gobierno municipal entrante que encabezará Jesús de la Garza Díaz del Guante, igualmente hay expectación, pues a prácticamente diez días de su acenso al poder, pocos son los nombres que se conocen de quienes integrarán su gabinete, sin embargo, la mayor expectación está centrada en quién recaerá la gerencia de eso que en la cúspide del poder le llaman “la Joya de la Corona”: la Junta de Aguas y Drenaje, pues quien resulte su titular se habrá sacado la “rifa del tigre”. Es un secreto a voces que está financieramente quebrada, con monumentales adeudos por todos lados. Veremos.
Por otra parte, el presidente entrante, Jesús De la Garza, anunció que el primer día de su gobierno, sorprenderá a propios y extraños con acciones que dejaran atónitos a los matamorenses, en las áreas de servicios, principalmente en limpieza pública, bacheo y pavimentación de calles en donde se registra altos niveles de circulación.
Llega el nuevo alcalde, con un proyecto de gobierno sólido, equitativo y justo, socialmente comprometido para beneficio de todos los sectores, lo cual es perceptible y comprensible si tomamos en cuenta que la administración de Chuchín será, por única vez en la historia de Matamoros, de dos años, en virtud del pretendido emparejamiento que las autoridades electorales quieren hacer para que las sucesivas elecciones locales, se lleven a cabo simultáneamente con las federales.
En consecuencia, si Jesús De la Garza quiere repetir como alcalde de Matamoros, está obligado a realizar un muy buen gobierno, pues en esa medida, estará generando en los matamorenses su interés de apoyarlo en su propósito reeleccionista, y de estar anidando la idea de ir más allá –la gubernatura del Estado-, con más razón. Comentarios y sugerencias al correo electrónico lisaias67@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorLAS AGENDAS
Artículo siguienteLa@Red