TRIBUNA

 

La política, negocio de familias

Al Congreso hijos de Beltrones, Gamboa, Yunes, Graco, Basave
Poco éticos Mancera, Xóchitl Gálvez, Moreno Valle. Ricardo Canalla
En Morena dos impresentables: Gabriela Cuevas y Germán Martínez

Por Isaías Colunga Morales

Si los políticos y los funcionarios públicos no ganaran tan, pero tan bien y no pudieran hacer los negocios ilegales que les han proporcionado las enormes riquezas, al amparo del poder que les da eso que llaman política, Usted, amable lector, ¿cree que estarían dispuestos a buscar –denodadamente como lo hacen-, esas posiciones en el servicio público?

En sus discursos ante las masas, como en declaraciones a los medios, juran y perjuran que su único interés en pretender obtener una candidatura para llegar a un ayuntamiento, al Congreso, gubernatura, a ser miembro del gabinete o a la presidencia de la República, es servir al pueblo, a la sociedad en general para impulsar proyectos para el desarrollo económico del país y consecuentemente de todos los mexicanos; lograr equidad, justicia, erradicar la corrupción, impunidad, etcétera, etcétera, etcétera, toda una verborrea que, por supuesto, es mentira, como se corrobora en los hechos.

Bajo tal premisa es que dicen estar dispuestos a sacrificar tiempo, amigos, familia y hasta patrimonio profesional y familiar, sin embargo: ¿estarían dispuestos a trabajar y sacrificar dichos enunciados sin que les pagaran o en el mejor de los casos, recibir como retribución el sueldo que legítimamente gana un empleado medio (10 a 15 mil pesos mensuales o uno de maquiladora, tres mil 600) y sin posibilidad alguna de hacer negocios, cochupos, transas? Como sucede en países del norte de Europa.

Tal es la ambición de los hombres que amafiados detentan el poder público y cada vez más consolidan el político, que como si se tratara de una empresa familiar, buscan heredar los cargos a hijos, esposas, hijastros, amantes o socios, con el añadido ahora, del reparto e intercambio de posiciones entre los conspicuos dirigentes de los partidos que se han coaligado para la consecución de sus ambiciones perversas, haciendo a un lado ideologías, doctrina, plataformas políticas, programas de acción, estatutos. Ni ápice de ética política.

En esa medida, observamos a verdaderos dinosaurios que por décadas se han perpetuado en los cargos de elección y de designación. Los más actuantes: Emilio Gamboa Patrón quien se inició como secretario, primero particular y luego privado de Miguel de la Madrid cuando candidato a la Presidencia de la República. Tenemos el testimonio vivo de esos ayeres porque como periodista nos tocó cubrir la primera etapa de la campaña que inicio en el terruño del candidato, en Colima.

De allí en adelante, todo fue ascenso para el apuesto joven rubio a quien el candidato De la Madrid impulso a las alturas en posiciones de primer nivel hasta llegar al gabinete, al Congreso federal, lo mismo como diputado que como senador y líder congregacional. Hoy, acotados sus tiempos por el inminente triunfo de la izquierda, Gamboa metió a su hijo Pablo Gamboa como senador plurinominal, después de haber saboreado las mieles de la Cámara Baja a la que llegó, también por la vía plurinominal.

Qué decir de ese otro dinosaurio, Manlio Fabio Beltrones quien como Emilio Gambo ha sido todo dentro del “sistema”: miembro de la alta burocracia dorada, gobernador, diputado y senador, pastor una y otra vez de la fracción y facción priista, así como dirigente nacional de su Partido.

“Don Beltrone”, a punto de jubilarse del Congreso y pasar a formar parte de la selecta gama de diamantes negros convertidos en asesores de quienes integran la mafia del poder, también seguirá impulsando a su familia: su hija Silvana Beltrones quien ya fue diputada pluri, hoy arribará al Senado; pero no solamente ella, también va su esposo, Pablo Escudero Morales quien chapulineó de la Cámara Alta a la Baja y de allí, seguramente, Silvana irá a la gubernatura de su natal Sonora.

Otro heredero de los apellidos emblemáticos de la política, aunque por el PAN (durante muchos años fue priista) es Miguel Ángel Yunes Márquez, quien, de diputado, pasa a la candidatura de la coalición PAN-PC- ¿PRD? a gobernador.

Rafael Moreno Valle, exgobernador de Puebla quien pretendió ser el candidato del PAN a la Presidencia de la República, negoció finalmente a su esposa, Martha Erika con Ricardo Anaya, quien a cambio de que aquél cediera su deseo de ser candidato a la Presidencia, le concedió la candidatura al gobierno de Puebla, en tanto que, a Moreno Valle, una de senador plurinominal.

Otro negocio de familia en política, es el otorgamiento de la candidatura al gobierno de Morelos por la alianza PAN-PC-PRD, a Rodrigo Gayoso, hijastro del actual mandatario estatal, Graco Ramírez (quien durante décadas militó en la izquierda, pero ahora, convenencieramente brincó a la derecha).

Asimismo, por la misma coalición, Agustín Basave, exdirigente del PRD a nivel nacional, negoció una candidatura de diputado plurinominal para su hijo del mismo nombre.

Por su parte, el hijo del inmolado Luis Donaldo Colosio Riojas, fue convencido para participar por una candidatura de diputado federal, pero no por el PRI, sino por el MC.

Pero el agua y el aceite se vuelven a juntar haciendo a un lado escrúpulos, inclusive de quienes considerábamos políticos íntegros como Xóchitl Gálvez quien contendió y ganó la Delegación Miguel Hidalgo (de relevante importancia en la CDMEX, antes D. F.) y ahora se va al Senado, por esa extraña amalgama PRD-MC-PAN. Como también entraron a la negociación convenenciera para ser candidatos plurinominales con escaño seguro en el Senado, Miguel Ángel Mancera, actual jefe del gobierno capitalino, a cambio de deponer su interés por ser el candidato del PRD a la Presidencia de México. Otra es la excandidata a gobernadora al Edo. de México, Josefina Vázquez Mota quien obtiene jugoso presupuesto de mil millones de pesos de parte de Peña para la asociación civil que supuestamente brinda apoyo a los migrantes mexicanos en Estados Unidos.

Morena no cantó mal las rancheras. Incluir en su lista de plurinominales a Gabriela Cuevas como candidata pluri al Senado (segura, sin hacer campaña), y al expresidente del PAN, Germán Martínez Cázares como diputado pluri, fue algo así como una mentada de madre a morenistas verdaderos luchadores desde siempre desde la izquierda comprometida quienes, a pesar de ello, quedaron relegados. Si bien es cierto que figurones como Gerardo Fernández Noroña entró como candidato (no pluri) fue por el PT y no por Morena. Comentarios y sugerencias al correo electrónico lisaias67@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorSEÑAL POLITICA
Artículo siguientePLAZA