TRIBUNA

Viacrucis

Jubilarse, carrera de obstáculos burocráticos

Tras un año sabático, que mucho sirvió al autor de Tribuna, para actualización y desempeño profesional en temas de comunicación y docencia, aquí estamos de nueva cuenta, saludando a mis tres lectores, para informar y comentar, reflexiva y analíticamente los acontecimientos políticos y sociales de impacto social.

Y aunque particularmente en estos momentos, es el político el tema del día a día, también hay otros que por su propia naturaleza no pueden pasar desapercibidos, máxime cuando impactan a quienes han dedicado la mitad de su vida al servicio público: los maestros quienes luego de 30 o más años de servicio a la patria, desean pasar a buen retiro, jubilándose para vivir y disfrutar en familia.

Por edad y años de servicio, nos toca pertenecer a ese glorioso grupo que hoy hemos decidido pasar al estatus de jubilados y pensionados, iniciando para ello el proceso que, en honor a la verdad resulta verdadero viacrucis. Le cuento:

Aunque hay trabajadores de otras dependencias públicas del Estado, en su mayoría son los maestros de todos los subsistemas, quienes buscan jubilarse, no sin antes pasar las de Caín dentro de su propia estructura administrativa para logar poner en orden la documentación básica que le permita a uno, que la SEP le reconozca el cumplimiento de años de servicio, entregándoles la codiciada “Hoja de Servicio” que acredita datos fundamentales que le permitan iniciar el trámite para obtener el status de jubilado y la consecuente pensión. Todo ello dentro de su base laboral o centro de trabajo.

Luego el trámite – “madre”-, ya en la Subdelegación de Prestaciones Económicas del ISSSTE (Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado), para lo cual se debe de acudir a la referida dependencia en la capital del estado, personalmente, para que únicamente le entreguen la “ficha” que le acredita el derecho de ser atendido en la fecha que se le indique y que promedia, aproximadamente un mes de espera.

A este respecto, coinciden los apurados maestros en que los funcionarios del ISSSTE deberían de instrumentar un sistema que les evite hacer un viaje exprofeso a Victoria, que implica pérdida de tiempo y gastos de por lo menos mil 500 pesos. Es decir, que para lograr la ansiada “ficha”, -en el caso de los maestros de Matamoros, Reynosa o Laredo-, tienen que irse un día antes para llegar directamente a las oficinas a más tardar a las seis de la mañana o en su defecto, haberse quedado a dormir en el pasillo del edificio (Fidel Velázquez No. 2427, Col. Tamaulipas), en razón de que solamente entregan 20 fichas, de modo que si no alcanzó, tiene el maestro que quedarse a dormir un día más o regresar a su lugar de origen e irse al día siguiente.

No obstante obtener la ficha, en ella no se especifica una hora determinada o aproximada en la que a Usted lo van a atender. De igual manera que hizo para la obtención de ficha, deberá el maestro llegar de madrugada para tener mínima certidumbre de que la revisión de sus documentos está en regla y que puede continuar con el siguiente paso que, por supuesto, requiere de otro viaje a la Capital para que le informen cuanto va a recibir de pensión, su tarjeta de débito en la que le depositarán, a partir de cuándo y en qué banco.

Pero eso no es todo, tendrá el profe. que regresar a la Capital para iniciar el trámite del pago del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), en el PENSIONISSSTE; así mismo, un viaje más para el trámite del pago del fondo para la vivienda (si a ello tiene derecho). Sin olvidar que inicialmente, pero en Reynosa, el maestro tuvo que acudir para el trámite del pago del Seguro de Retiro que, también implica gastos y pérdida de un día, cuando dicho trámite lo podría realizar en alguna sucursal local de GNP en Matamoros o del municipio al que pertenezca el maestro, tomando en cuenta la existencia de sistemas electrónicos y digitales financieros que permiten hacer transferencias de decenas, cientos o miles de millones de pesos o dólares, en documentos ,piedras preciosas u obras de arte, inclusive de continente a continente a paraísos fiscales, que no pueden hacer una transferencia de Reynosa a Matamoros por 25 mil pesos. ¿Por favor?

Consideramos que es cien por ciento factible servir con eficiencia, dar trato digno y respetuoso a todos quienes acuden para iniciar el proceso jubilatorio. Hay mecanismos que el mismos ISSSTE lleva a cabo, por ejemplo, para atención médica preventiva, el paciente ya no tiene que acudir para sacar la bendita ficha. De un tiempo a la fecha lo hace por teléfono o internet en donde inclusive, el mismo paciente decide el día y la hora a que desea ser atendido. Luego entonces, ¿por qué no aplicar ese mismo sistema para el trámite de jubilación y pensión? Otras instituciones como el SAT, también lo hacen.

Pero no se crea que ese desprecio por los maestros se da solamente en las dependencias del ISSSTE, no, ¡qué va¡, El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), como su nombre lo indica, es un organismo de apoyo y defensa de los maestros, que cuenta con una bien definida estructura orgánica y operativa, ente ellas dos Secretarías de Pensionados y Jubilados, que se supone son precisamente para atender todos los asuntos relacionados con maestros bajo ese perfil (jubilados y pensionados) y eso debería de ser suficiente para que a los maestros en situación de retiro se les hiciera el trámite y resolución total de su caso, no en vano estuvieron cotizando durante 30, 40 y hay quienes hasta 50 años, pagando cuotas que a lo largo de esos años sumaron miles de pesos y ahora, cuando solicitan la intervención de su sindicato, simplemente no les hacen caso. Si los quejosos maestros están equivocados, que los desmienta los dirigentes locales o el estatal, Rigoberto Guevara.

Igualmente están ciertos los maestros afiliados al SNTE –no a la CNTE, esos sí son líderes-, que los dirigentes (todos), históricamente no buscan servir sino servirse de esa enorme estructura política y financiera para allegarse ellos y sus camarillas, poder económico y político para enriquecerse descaradamente, así como obtener posiciones de regidores, diputados a los congresos locales o al federal, de senadores y hasta de gobernadores o en la alta y dorada burocracia federal. Lluvia de ejemplos hay que ilustran y corroboran lo que en este espacio afirmamos.

DE CHILE, DE DULCE Y DE MANTECA

El jueves, falleció Don Enrique Cárdenas González, ícono de la polémica dinastía política integrada, en primera línea por el mismo exgobernador (1975-1982) y sus hermanos Jorge en Matamoros y Francisco en la región de Soto La Marina; prolongada con los hijos, sobrinos, nueras y yernos con presencia desde hace casi 50 años en todo Tamaulipas……………………..Fue Don Enrique un controvertido político que fue capaz de organizar y liderar un grupo político, solo después del que tuvo el también exgobernador y Presidente (interino) de la República, Don Emilio Portes Gil…………………….Perteneció Don Enrique a la misma cuadra de exmandatarios estatales, “chicharrones” o “folklóricos”, como Óscar Flores Tapia, de Coahuila (aquel que llevó camellos al desierto para desarrollar las agroindustrias); Manuel Bernardo Aguirre, de Chihuahua; Rubén Figueroa, de Guerrero y Rafael Hernández Ochoa, de Veracruz, entre otros………………Todos echeverristas que llegaron al fin de sus carreras con el lopezportillismo (JOLOPO 1982-1988)……………………..Por lo que hace a la política partidista, todo y todos andan descarriados. Veremos y diremos en la próxima entrega…………………..Comentarios y sugerencias al correo electrónico lisaias67@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorOpinión publica
Artículo siguienteCONFIDENCIAL.