Sube a 29 cifra de muertos por deslizamiento en Filipinas

El deslave ocurrió mientras varias provincias del norte del archipiélago seguían lidiando con muertes y daños generalizados causados por el tifón Mangkhut

La cifra de muertos por el nuevo deslizamiento de tierra que se registró a las afueras de la ciudad de Naga, en la isla de Cebú, en el centro del archipiélago de Filipinas, ha ascendido hoy a 29, pero aún hay decenas de personas desaparecidas, confirmaron las fuerzas de seguridad del país.

Las Fuerzas Armadas de Filipinas y la Policía Nacional actualizaron la tarde de este viernes el balance de víctimas por el deslizamiento de tierra ocurrido la víspera y que se considera una secuela de las intensas lluvias que provocó el reciente paso del tifón Mangkhut por el país.
El desprendimiento de una ladera se produjo cerca de una cantera de piedra caliza y sepultó alrededor de 24 casas en dos aldeas rurales aledañas a Naga, así como a más de 60 personas, varias de ellas que se encontraban en el área realizando labores de rescate de un deslizamiento previo.

Los esfuerzos de búsqueda de personas atrapadas continúan en curso al anochecer de este viernes, después de que a lo largo de la jornada los rescatistas recuperaron a ocho personas con vida y 17 cuerpos, que se suman a los 12 hallados la víspera.

El teniente general Paul Atal, del Comando Central de las Fuerzas Armadas de Filipinas en Cebú, confirmó así ocho supervivientes y 29 muertos, precisando que entre éstos se encuentran una niña de unos cuatro años de edad y cinco adultos que permanecen sin identificar.

De acuerdo con reportes del periódico Manila Times, se han emitido informaciones sobre que las autoridades locales han estado recibiendo mensajes de texto de supuestas víctimas enterradas bajo los escombros pidiendo ayuda, pero no se ha confirmado de manera oficial.
El secretario de Medio Ambiente, Roy Cimatu, anunció este viernes en una conferencia de prensa que quedaban suspendidas temporalmente todas las operaciones de cantera en ocho regiones del país, después del mortal deslizamiento en Naga.
“Las operaciones asociadas con la extracción de piedras o materiales de construcción de la tierra se detendrán durante 15 días”, dijo y afirmó que la orden es para las regiones de Ilocos, Luzón Central, Calabarzon, Bicol, Visayas Central, Mindanao del Norte, Davao y Caraga.
Sostuvo que la suspensión será efectiva hasta el momento en que se complete la revisión y evaluación de las operaciones de cantera y las comunidades aledañas en cuanto a su seguridad y los riesgos geológicos.
Cimatú ya había anunciado a principios de esta semana el cese de toda la minería en pequeña escala en la región montañosa y rica en oro de la Cordillera, debido a docenas de deslizamiento de tierra que se han registrado en la región debido al paso del tifón Mangkhut.