Protestan trabajadores por pago del bono frente al SITPME

 

Pidiendo la presencia del secretario general, Jesús Mendoza Reyes

 

Por Hugo Clemente Morales

Un centenar de trabajadores pertenecientes al  Sindicato Industrial de Trabajadores en Plantas Maquiladoras y Ensambladoras y uno que otro infiltrado ajeno a este movimiento, se manifestaron ayer frente a las oficinas del citado sindicato, pidiendo la presencia del secretario genera Jesús Mendoza Reyes.

Para ello, los trabajadores cerraron a la circulación vehicular la calle Cuarta entre Guerrero y Morelos, exigiendo el pago del bono anual, desconociendo que dentro de la firma de los contratos colectivos de trabajo, no está estipulado ni establecido dentro del contrato el otorgamiento del bono anual.

Ante gritos, insultos lanzados por los trabajadores en contra del sindicato, se presentó ante ellos el licenciado Eduardo Ramírez Hernández, quien se identificó como asesor jurídico de dicho sindicato y su presencia obedecía a escuchar con atención a cada uno de ellos, para que le presentaran las propuestas, demandas y el pliego petitorio de los obreros a efecto de hacérselos llegar al líder de este sindicato.

Esto originó la rechifla, gritos e insultos lanzados en contra del asesor jurídico, por lo que éste pidió compostura y respeto para poder escucharlos y atenderlos en sus demandas.

Un desorden total se originó en la calle ya que todos los obreros querían hablar al mismo tiempo, sin dar la oportunidad al asesor jurídico de que les explicara la situación del problema laboral que se presenta.

Pese al desorden observado, el licenciado Eduardo Ramírez Hernández trató en varias ocasiones de que se estableciera orden para escucharlos y atenderlos, pero esto fue imposible.

Durante más de media hora se les pidió a los trabajadores  que hubiera orden y respeto, sin embargo no fue posible por los airados reclamos de los trabajadores quienes pedían la presencia de Mendoza Reyes.

Los trabajadores pedían que les mostraran copias de los contratos colectivos de trabajo, sin embargo estos contratos se canalizaban en la Junta de Conciliación de Ciudad Victoria, prometiéndoles que les otorgaría una copia del contrato.

Debido al desorden y las constantes consignas con expresiones groseras por parte de los trabajadores, el asesor jurídico les dijo que debido a que no había las garantías mínimas de seguridad, optó por retirarse, dejando a los obreros en su plantón de protesta.

Al cabo de dos horas, algunos obreros se retiraron, otros se fueron a la plaza principal y otros se quedaron parados frente a las oficinas del sindicato, pero ya abierta a la circulación dicha calle.