Prioridad evitar adicciones ante uso lúdico de marihuana: Senado

Contacto

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente de la Comisión de Salud del Senado, Miguel Ángel Navarro Quintero (Morena), afirmó que de inmediato la Cámara Alta debe discutir el uso lúdico de la marihuana, desde los aspectos de seguridad pública y social en materia de salud.

Se pronunció porque la ley privilegie la prevención de las adicciones, las cuales en México se han desplazado a los 10 años de edad.

Resaltó que el presidente electo pondera el programa social, cuando dice “becarios, si; sicarios, no”. Y en ese sentido, señaló, “se debe aumentar la cobertura en educación superior, generar un incentivo en las becas, en la incorporación de los jóvenes al empleo que los aleje al máximo de cualquier desesperación y al consumo de cualquier tipo de droga”.

Remarcó que “el Estado mexicano debe ser responsable de la prevención de las adicciones y de fomentar la salud”.

El debate sobre el uso lúdico de la yerba, dijo, se debe dar con la participación de los grupos de interés, así como con investigadores académicos y autoridades.

Informó que este miércoles se tiene programada una reunión de trabajo de la comisión que él encabeza con el secretario de Salud, José Narro Robles, y solicitará que al encuentro acudan los comisionados Contra las Adicciones (Conadic), Manuel Mondragón y Kalb, y para la Federal Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), Julio Salvador Sánchez y Tépoz, quienes pueden aportar sus experiencias a los senadores.

“El uso lúdico de la marihuana es parte de la agenda social del siglo 21 y tenemos que abordarlo” en el Senado, subrayó el legislador, en entrevista sobre las jurisprudencias que ha sentado la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y que fincan el final de la prohibición.

Navarro Quintero dijo que “lo ideal es que la gente, los jóvenes, particularmente, no consuman ningún tipo de droga, pero la realidad es otra cosa y tenemos que enfrentarla”.

Expuso que “hoy en día, se nos ha desplazado el consumo de drogas a los 10 años, más o menos, y se están consumiendo drogas mayores a cannabis, como es la cocaína, y en algunos países derivados de la amapola, así como inhalantes, en el país. En todos los casos hay perjuicios para la salud, reportó.

Respecto de la marihuana, el Senado debe entrar en la discusión en dos aspectos, en la agenda de seguridad pública y en la agenda social en materia de salud, de manera concurrente.

“La Suprema Corte ya ha emitido su resolución, ya mandata al Congreso la disolución (de la prohibición) y nosotros tenemos que entrar en la discusión de los aspectos reglamentarios para tal fin”. Consideró que este asunto debería de quedar resuelto en el actual periodo ordinario de sesiones.

El tema, señaló Navarro Quintero, es para ser abordado de manera inmediata, y así lo planteará como presidente de la Comisión de Salud y como integrante de la bancada de Morena, en la que figura la ministra Olga Sánchez Cordero, próxima secretaria de Gobernación, recordó.

En la reunión con el secretario de Salud, pedirá la participación de los servidores públicos a cargo de la política de prevención de adicciones y en el área legislativa; con Morena, dijo, abordará la posición de carácter político de la bancada.

“En lo individual, déjeme decirlo, yo estoy decidido como legislador, a entrar en la discusión dinámica, de acercamiento con grupos de interés organizados, con instituciones educativas, en sus áreas de investigación, para que nos den la orientación de lo que ya se está llevando a cabo en el consumo lúdico, en algunos estados de la Unión Americana”.

Comentó que muchos jóvenes que consumen drogas son sujetos de riesgos a través de diferentes grupos del crimen organizado, y ello debe ser analizado en el Senado.

A la pregunta del grado de importancia que debe darse a la prevención de las adiciones, al otorgar en la ley el uso lúdico de la marihuana, Navarro Quintero, dijo que la prioridad debe ser evitar el consumo, lo cual va ligado a la satisfacción social.

“Estamos viendo que con el incremento del conflicto social, por el empleo, pobreza, la falta de oportunidades, aumenta desafortunadamente el consumo de estupefacientes, ante la desesperación social que existe”, señaló.

Dijo que se debe dar la prevención en procesos educativos en los que se aborden estos temas que antes eran intocables y hacerlo con la participación de la familia y la sociedad.