Prevén freno a estrategia migratoria en EU

Los resultados de los comicios de medio término han blindado a Estados Unidos de las discriminatorias iniciativas en materia de inmigración anunciadas por el presidente Donald Trump durante su más reciente andada electoral.
“Muchas iniciativas requieren de enmiendas a la Constitución, por lo que no prosperarán con el Congreso en manos de los demócratas”, dice a EL UNIVERSAL Ana María Archila, codirectora ejecutiva del Center for Popular Democracy.
En la antesala a los comicios celebrados el martes y siguiendo el mismo guión que lo llevó a la Casa Blanca en 2016, Trump sacó el tema migratorio en cada oportunidad. Además de desplegar militares en la frontera con México en respuesta a la caravana de centroamericanos, planteó reformar el sistema de asilo, que garantiza a las personas que lleguen a la frontera o la crucen, el derecho a solicitar protección migratoria.
También propuso eliminar el derecho consagrado en la Enmienda 14 de la Constitución que otorga la ciudadanía estadounidense a cualquier nacido en el país, incluyendo de padres en situación irregular. Además, dijo que se instalarán “carpas de gran tamaño” a lo largo de la frontera para allí detener a los indocumentados.
Claudia Flores, experta en migración y campañas electorales del Center for American Progress, prevé que las iniciativas no sólo sean enviadas a la congeladora, sino que aquellas implementadas sean revertidas o penalizadas. “Con la mayoría en sus manos, los demócratas tienen poder de investigar al presidente por ciertas políticas, como la separación de las familias en la frontera y el despliegue militar en la frontera. Habrá mayor oportunidad de controlar al presidente”, asegura.
En cuanto al futuro de la comunidad hispana para los próximos dos años tras la evolución de la contienda electoral, los expertos discrepan en su análisis. Flores considera que los republicanos están obligados a reconsiderar la estrategia tras la pérdida de gubernaturas y legislaturas estatales en entidades como Pensilvania, Kansas City y Virginia. “Esta elección fue un paso en la buena dirección y el presidente tiene que cambiar su retórica, porque mirando hacia 2020, si los republicanos no cambian su estrategia sobre migración van a perder el voto latino, que mostró su fuerza en entidades como Texas”.
Archila prevé que empeoren la retórica y los ataques contra la comunidad latina. Si bien en varias partes del país la retórica antinmigrante de Trump fue contraproducente y ayudó a generar energía para derrotar a varios miembros del Congreso republicano, en otras contribuyó a ampliar el control conservador del Senado. “Trump seguirá usando todas las ideas antiinmigrantes que vienen de su gabinete para movilizar a su base más blanca, más racista”. “El plan nacionalista de Trump se basa en una idea de que el país pertenece a unos y no a todos, y que hay que limitar la inclusión de las personas con conexiones con otras partes del mundo. Los latinos seguirán siendo uno de los blancos preferidos de Trump en los próximos años”, anticipa.