¡Por el doblete!

La Máquina recupera el liderato en CU luego de ganar y gustar ante los universitarios

Cruz Azul llegó a Ciudad Universitaria como campeón de la Copa MX y se fue como un digno candidato para ganar el título de Liga. Lucen intratables y el liderato les pertenece nuevamente. La Máquina volvió a hacer del Olímpico Universitario su casa y redondeó una semana perfecta con un triunfo de 1-2 ante los Pumas. La corona está intacta y la famosa e incómoda frase de, “este año sí es el bueno”, toma más fuerza que nunca.
El cuadro celeste terminó con la racha de Pumas de ocho partidos sin perder y la clasificación de los auriazules tendrá que esperar.
Los de La Noria necesitaron 15 minutos para demostrar que CU no les pesa. Alan Mendoza regaló un balón en medio campo, Adrián Aldrete metió un centro al área y Edgar Méndez remató de cabeza. La Máquina estaba arriba y la minoría celeste hizo una fiesta en el Olímpico.
La anotación de Cruz Azul repercutió de inmediato en el esquema del técnico David Patiño; el estratega celeste sacó al minuto 31 a Mendoza, “culpable” del gol cruzazulino, por Matías Alustiza.
Una de las pocas llegadas de los universitarios se dio antes de que finalizara la primera mitad. Un centro del paraguayo Carlos González cruzó el área visitante, pero nadie llegó a cerrar. El grito de gol se ahogó en las tribunas.
Pumas fue más ofensivo, pero de nada sirvió, no lograron empatar y La Máquina estuvo más cerca. Al 60′, anularon un gol de los celestes y los universitarios, a pesar de tener el balón, no tuvieron llegada.
Ya más al contragolpe, los de La Noria obtuvieron su recompensa. Después de 14 jornadas, el colombiano Andrés Rentería volvió a anotar y el triunfo lucía inminente. La afición local no lo podía creer y en las bancas se vivían las dos caras de la moneda. Por un lado, el portugués Pedro Caixinha “se volvía loco” y exigía más y más a sus jugadores, mientras que David Patiño, temeroso y dubitativo en su zona, agotaba sus cambios con modificaciones poco comunes: Víctor Malcorra, de lateral por izquierda; David Cabrera, de central; Alejandro Arribas, de lateral por derecha. El “engranaje” auriazul nunca pudo funcionar.
La polémica no podía faltar y al 88′ los jugadores felinos protestaron una mano de Aldrete dentro del área. El silbante Jorge Isaac Rojas no decretó la pena máxima y el VAR no se utilizó.
A cinco minutos del final, los fantasmas celestes parecían manifestarse de nueva cuenta, como antes. El gol del chileno Felipe Mora tras el remate del defensor Luis Quintana, seguido de la expulsión de Adrián Aldrete por doble amarilla, ponían a temblar al conjunto cementero.
Pero no más, este equipo ya no la “cruzazulea”, aprendió a sufrir y a no dejar ir puntos tan fácil. El invicto les regresó y el doblete está a la vista. Podrían llegar a su fin 21 años sin el título de Liga.