Policía de Nicaragua recurre a violencia y no evita protestas; hay 66 detenidos

CONTACTO

MANAGUA, NICARAGUA.- Este sábado, la policía de Nicaragua utilizó la violencia contra opositores que intentaban manifestarse para pedir la liberación de cientos de “presos políticos” y arrestó a más de 60 personas, incluidos personajes reconocidos, pero no evitó las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

Las acciones de la policía nicaragüense buscaban impedir una marcha convocada por la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco para exigir la libertad “incondicional y absoluta” de las personas arrestadas por protestar contra Ortega.

Agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOE), un cuerpo élite de la Policía Nacional, capturaron a unas 66 personas previo a una manifestación, incluidos periodistas, líderes opositores, una exguerrillera sandinista y un exministro de Educación, informó la Unidad.

Entre los capturados estaban el exministro de Educación Humberto Belli, la exguerrillera sandinista Mónica Baltodano, la líder opositora Ana Margarita Vigil, y la veterana periodista Marlen Chow, que además fueron golpeados por la Policía, detalló la Unidad.

También fueron capturados el líder estudiantil Max Jerez, la constitucionalista Azahalea Solís, y la dirigente feminista Sandra Ramos, miembros del equipo de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, que participan en negociaciones con el Gobierno para encontrar una salida a la grave crisis sociopolítica que vive el país.

Las detenciones, realizadas por policías y personas de civil, ocurrieron de forma violenta e incluyeron disparos; además, decenas de agentes ingresaron a establecimientos comerciales privados cerca del centro de Managua para capturar a manifestantes, según diversos testimonios.

Los policías golpearon al reportero gráfico nicaragüense Luis Sequeira, lo subieron a una camioneta policial y le arrebataron su cámara.

“Me robaron mi equipo, mi cámara, mi celular, me golpearon en el pecho, en el estómago”, dijo Sequeira, de AFP y quien, al pedir su filmadora, los policías le respondieron: “Andá pedísela a tu madre”, antes de tirarlo de la camioneta.

Posteriormente, los agentes acorralaron a los periodistas en un estacionamiento y realizaron disparos, pero no se reportaron heridos.