PLAZA

POR ERNESTO H. SALGADO

CONSULTA EN MATAMOROS

Por segunda ocasión en menos de quince días el Gobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca y el Presidente de Matamoros Mario Alberto López Hernández, asisten a un evento que consolida el despegue económico en nuestra ciudad. Ayer estuvieron en la planta TPI, fábrica de aspas para la industria generadora de energía eólica, instalada en el Parque Industrial Las Ventanas, que actualmente cuenta ya con 600 empleados y que llegará al menos a mil 100 al finalizar el año y hasta a dos mil para finales de 2019, sin descartar mayor crecimiento en el futuro, para lo que se preparó con extensa reserva territorial.

El Gobernador estuvo acompañado del secretario de Fomento Económico en el Estado, Carlos García González.

Y en tema aparte le cuento que en Matamoros funcionarán seis casetas receptoras de la consulta ciudadana para decidir si se suspende la construcción del Aeropuerto Internacional de CDMX en donde se han invertido más de cien mil millones de pesos o se opta por la recomendación de habilitar la base aérea de Santa Lucía.

En Matamoros la responsable de sacar adelante la consulta ciudadana es la ingeniero Silvia Burgos, que en esto de la organización le sabe de a madres.
La ayudan Jorge Rentería Campos y la Señora de Farías. El ex regidor resaltó el hecho de que es la primera ocasión en que el pueblo es tomado en cuenta y participa para opinar sobre una obra monumental que habrá de consumir miles de millones de pesos y transformar la imagen de una de las ciudades más grandes del mundo.

Del 25 al 28 del presente mes estarán funcionando las mesas receptoras en la Plaza Hidalgo, a cargo de la Señora de Frías, en el Parque El Laguito, Parque Periférico, Canchas del Cambio y Plaza de la Sección 16 que estará a cargo del mismo Jorge Rentería Campos.

En lo personal me parece un ejercicio fuera de lugar disfrazado de participación ciudadana con el que pretenden hacer creer al pueblo que su opinión es tomada en cuenta. Finalmente entendemos que son señales de los nuevos tiempos.

Y hablando de nuevos tiempos hay que admitir el esfuerzo que realizan para mantener en activo los servicio públicos en Matamoros con cero recursos, ya que los que se fueron no dejaron nada.

El oficial mayor Carlos Ramírez, enfrenta la ola de ex empleados municipales que buscan seguir trabajando sin entender que cuando se acaba se acaba. Entraron con playera de tres colores y no se pusieron a tiempo la guinda.

Compartir
Artículo anteriorCONFIDENCIAL.
Artículo siguienteLAS AGENDAS