PLAZA

POR ERNESTO H. SALGADO

LOS DATOS DUROS.

Nuestro imperfecto pero perfectible sistema electoral mexicano se diseñó para hacer ganar a la minoría y sus resultados nos arrojan datos engañosos que llevan a extraviar y/ o torcer la realidad de lo que muestra la radiografía del espectro político nacional.

En una primer lectura AMLO arrasó a sus contrincantes con 24,127,451 sufragios a su favor, muy encima de los 10,249,705 que obtuvo Ricardo Anaya del PAN. Datos duros que hacen sentir que el candidato de MORENA obtuvo el visto bueno de la mayoría de los mexicanos. No es así:

La participación ciudadana fue de poco más del 60 por ciento, lo cual es muy alto con respecto a anteriores procesos electorales, pero más del 36 por ciento de los ciudadanos que aparecen en el listado nominal no acudieron a votar como una forma de rechazo a los candidatos, incluyendo al ganador.

Dicho de otra manera, de un listado nominal compuesto por 43.074,804 hombres y más de 46,343,439 mujeres, que suman más de 89 millones AMLO gana con 24 ,127,451. Esta es la realidad que sus fanáticos seguidores no quieren aceptar. En un país democrático en donde gana la mitad más uno, éste triunfo no se hubiera dado, como tampoco los de Peña, Zedillo y los panistas Fox y Calderón.

Esta de 2018 no fue la elección más concurrida: votaron dos de cada 3 electores y en 1994 acudió a votar el 77%.

En estas elecciones de 2018, 89.1 millones de mexicanos fueron convocados a las urnas y el Programa de Resultados Preliminares establece que hasta las 15 horas de este lunes, la participación se quedó en 62.65%.

En la elección de 2000 participaron 37 millones 601,618 ciudadanos, de un listado nominal de 58 millones 782,732. Esto equivale a una votación de 63.97 % y una abstención de 36.03 %. Por primera vez, el PRI fue derrotado en las urnas con el triunfo del panista Vicente Fox

En el proceso electoral de 2006, un total de 71 millones 374,373 fueron convocados a votar, de los cuales 41 millones 791,322 (58.55 %) participaron. La abstención fue del 41.45 %. Tras una cerrada votación y una diferencia de 0.56 % de los votos, Felipe Calderón fue declarado ganador.

En la jornada electoral de 2012, el listado nominal fue de 79 millones 492,286 ciudadanos registrados, de los cuales votaron el 63.08 % (50 millones 143,616 electores). La abstención fue del 36.92 %. En este elección el PRI recuperó la presidencia, con el triunfo de Enrique Peña Nieto.

Precisando, AMLO ganó con 24 millones de votos de un total de 89 millones de votantes registrados e inscritos en el listado nominal que representa el 27 por ciento de aceptación, el 73 por ciento de los mexicanos electores no votaron por él. ESO SON DATOS DUROS.

Para el buen entendimiento de muchos, lo anterior no cuestiona para nada el triunfo de Andrés Manuel López Obrador, es evidente que ganó la elección y que será el próximo Presidente de México. Esperemos que sea para bien de TODOS los mexicanos.

En aparte le cuento que ayer tuve oportunidad de saludar a Verónica Salazar, ex candidata del PAN a la diputación federal por el IV Distrito, Vero ayer cumplió años y lo festejó con sus amigos. Tuve el gusto de saludarla al toparnos en el interior de un súper mercado.

Y ya en terrenos del PAN empiezan a formarse los grupos con la mira puesta en la renovación del Congreso local de Tamaulipas, actualmente Matamoros cuenta con tres distritos y cuatro diputados, los tres de mayoría en manos de priistas y el cuarto plurinominal en la persona de Carlos García González.

Se perfila el arquitecto Juan Patiño que entre los panistas se vende como experto en comunicación, pero en sus últimas intervenciones no ha arrojado buen papel, pero aún así logró colocar a su esposa como regidora en el próximo cabildo. Patiño ya ha sido regidor y legislador.

Pero si alguien tendría mano en las candidaturas es la Dra. Ivett Bermea, actual rectora de la Universidad Tecnológica quien cuenta con visto bueno de todas las tribus al interior del PAN.

Enrique Salinas, actual subsecretario de Desarrollo social también tiene su corazoncito por un cargo de elección, que busca desde hace muchos años, desgraciadamente falló como operador en la pasada contienda.

Y por supuesto que hay muchos más que la quieren por Acción Nacional, lo que no sucede en el campo del PRI en donde van a rogar para que alguien acepte una candidatura.

Pero anote Ud. A Gerardo de la Cruz, Mario Tapia, Rafael Salas González, Diana Masso y por supuesto a quienes podrían repetir como es el caso de Mónica González y Juan Carlos Córdova. De Anto Tovar ni mencionarlo.

Y los que serán estrellas de moda se anotan en el campo de MORENA, en donde sobrarán prospectos, pero anote Ud. A Jorge Rentería Campos, Silvia Burgos y de ahí los que salgan, por supuesto que harán ruido los inevitables representantes de la “auténtica izquierda” que entre ellos se dan cuerda.

Dicen los que saben de los entre telones de la política que un factor importante de la derrota panista en esta elección en Matamoros fue Guillermo Lash, gerente de la Junta de Aguas y Drenaje que ha hecho un pésimo, desastroso papel al frente de dicho organismo en donde capturó el repudio general de la población. Y esto es algo que el Gobernador Cabeza de Vaca debe analizar para resolver antes de que entre al campo el nuevo equipo de la administración municipal. Dejar la JAD en manos de Lash es anunciar una nueva derrota anticipada.

Y ya para terminar le platico que la Dirección de Protección Civil del Ayuntamiento es de las pocas dependencias que han funcionado con una visión de servicio social, siempre alertando a la población sobre las calamidades que pueden provocar los fenómenos naturales lo que ha permitido que no se tenga que lamentar desgracias personales y pérdida de vidas humanas.

En estos días su atención está puesta en evitar que la gente sea afectada por las altas temperaturas.

Compartir
Artículo anterior La@Red
Artículo siguienteÓPTICA POLÍTICA