PLAZA

POR ERNESTO H. SALGADO

MORENA EN MATAMOROS “LLAMARADA DE PETATE”

¿De quién es la mano que mece la cuna? Es la pregunta que hoy muchos se hacen luego de conocer, primero, sobre la declinación de Jorge Rentería a su nominación como candidato a la presidencia municipal por MORENA, a favor de Mario López y en segundo al ver como algunas decenas de colonos en traje de manifestantes se lanzaron en contra de la integración de la planilla de síndicos y regidores presentada por Acción Nacional ante el Instituto Electoral Municipal.

Al frente de este grupito que tronó bombas molotov figuraban Darío Cruz Martínez quien se dio a conocer como agitador dentro de las filas del PRD y luego de MORENA y tuvo su momento al llevar grupos de supuestos miembros de esos partidos a sumarse a la campaña del hoy gobernador.

El otro se identificó como Emmanuel Rafael Velázquez Alcántara que se dijo dolido porque violaron sus derechos políticos al no ser admitido como candidato del PAN a regidor.

En este sentido los partidos políticos tienen el derecho de rechazar o simplemente no incluir a quien no llena los perfiles que en cada circunstancia requiere el instituto político. Este muchacho no entró en la planilla porque entraron otros.

Pero mover a la gente cuesta dinero, sacarlas de sus casas en las colonias, transportarlas y tenerlas bajo el sol cuesta dinero, esos “manifestantes” son los de siempre, ese es su negocio y cobran por ir a gritar. ¿Quién paga? ¿De dónde sale el dinero?

En el terreno de enfrente las cosas no andan tan bien como suponen, se incluyó en la planilla en busca de la reelección a regidores que realmente se distinguieron por su falta de trabajo y de entrega a su responsabilidad. Jamás se presentaron en sus oficinas en el cabildo, solo se les vio en actos públicos y festivos acompañando al alcalde pero no hay trabajo como regidores ni como operadores políticos.

Solo hay un caso que repite sin discusión, el de Héctor Silva Santos, pero las demás propuestas no van a trabajar como regidores y mucho menos aportarán votos a la campaña.

Y como nuevas propuestas figuran nombres como Lupe Reyes, Yanín García y otros que se han distinguido por su trabajo político y que le saben a esto de mover a la gente. Veremos y diremos.

Por el rumbo de MORENA, se filtra que los grupos que se rasgaban la camiseta dando a conocer su simpatía por ese partido hoy hablan de que no van a participar a favor de Mario López, del que no saben de dónde sacó dinero para comprar la candidatura. Amenazan con dejarlo solo.

Así que al menos en Matamoros la amenaza de MORENA se diluye y una vez más demuestran esos “izquierdistas” que solo son llamarada de petate.
Lo único que les levantaría un poco el ánimo es el trabajo que realice Adriana Lozano la candidata a diputada federal por el cuarto distrito y la actividad de los mineros que respaldarán a su líder que figura en la planilla como candidato a regidor.
Finalmente las cosas regresan a la normalidad y la contienda se polariza entre PRI y PAN, entre Jesús de la Garza, actual alcalde que quiere repetir y Carlos González García de Acción Nacional que busca una oportunidad.

Los cuadros de respaldo se han quedado muy atrás y no han aprovechado el tiempo que tenían de ventaja. Alejandro Guevara y la neolaredense Yahleel Abdalá pasan desapercibidos y parece que aún no entran en campaña.

Por MORENA el Dr. Américo Villarreal solo tiene el nombre y el recuerdo de su señor Padre, quien fue un buen gobernante, pero el como hijo no ha logrado darle lustre al apellido y pasa desapercibido. Su compañera de fórmula está en las mismas.

Y los candidatos a diputados federales, por todos los partidos andan en las mismas ni a cual irle por el lado del PRI están muertos ni para que nombrarlos, por el lado del PAN se sabe que Vero anda caminando en las colonias y Adriana de MORENA caminando en la Playa.

Vero se salva algo porque mandó colocar mantas con su foto y propuesta en muchas partes de la ciudad, lo cual no es suficiente.

Seguramente que todos están esperando que inicien las campañas locales en los municipios para subirse al tren.

En este asunto, lo que van más retrasados son los del PRI a nivel estatal, que parece que no viven tiempos electorales ni que tienen que impulsar candidatos. Están fríos, helados. Y no hay señales de que vayan a cambiar.

Compartir
Artículo anterior“   ENTRE   LINEAS  “
Artículo siguienteLAS AGENDAS