PLAZA

POR ERNESTO H. SALGADO

¿DEMOCRACIA REPRESENTATIVA O PARTICIPATIVA?

La elección del primero de julio nos lleva a elegir no solamente entre AMLO, Meade, Anaya, Margarita, o “El Bronco” o por cualquiera de los partidos o coaliciones que los respaldan, eso es demasiado simplista, En estos momentos la democracia representativa está en juego como se advierte en otros países latinoamericanos.

Quitar Rojas, explica que “la crisis de representatividad tiene sus efectos”. Ya que enfocada principalmente a los procesos electorales no ha sido capaz de superar las desigualdades económicas para que la sociedad la conciba como el régimen más acorde para los países”, y agrega: “Estamos advirtiendo la necesidad de avanzar hacia procesos más participativos”.

México crece apenas un poco dentro de un contexto violento vinculado al narcotráfico, las desapariciones forzadas de personas, el complicado proceso económico y las deficiencias para recibir a los compatriotas deportados por EE.UU. son apenas algunos conflictos que producen manifestaciones y permiten que se reproduzca el fenómeno AMLO que se alimenta del descontento generalizado pero que no ha encontrado un cauce adecuado por lo que no logran desestabilizar al poder. Y es que hay que destacar que el grupo de centro derecha que gobierna el país desde hace lustros gobernó por el voto popular.

De eso se trata esta elección, de abrir la puerta para la construcción de una democracia participativa para que los ciudadanos tengan herramientas para participar de forma efectiva, en la vida social, cultural, económica y política. No solamente en la vida política.

Esto no significa que la democracia participativa renuncia a los mecanismos y derechos de la democracia representativa, es decir, los que llevan a elegir representantes en órganos del Estado, como los congresos nacionales y la presidencia de la república.

En este sentido, el derecho a elegir y ser electo se debe ampliar y fortalecer para destrabar el sistema partidista que permite al estado el monopolio de la democracia.

La participación popular va más lejos que eso, se deben impulsar reformas constitucionales para asegurar que la ciudadanía pueda ejercer el control político, proponer leyes, mecanismos de cogestión, revocar mandatos y leyes y convocar a referéndum.

La democracia participativa debe ser entendida como “devolución” del poder a la ciudadanía que genere e impulse el verdadero cambio social y político.

El Partido Revolucionario Institucional por años gobernó México, creó y fortaleció el sistema democrático, las instituciones que hoy gobiernan y ha alentado la participación dentro de la democracia representativa de grupos incluso antagónicos, pero el sistema ya quedó obsoleto, debemos ir más lejos y llegar hasta la democracia participativa.

AMLO no es la solución ni el camino, con él los ciudadanos iríamos en retroceso porque nada hay más lejos de la democracia que la forma de gobernar que propone AMLO. Pero debemos aprovechar la corriente que ha generado para que en las regiones del país la sociedad encuentre nuevos cauces abriendo paso a nuevos grupos de representatividad ciudadana.

En Matamoros, como en otros muchos lugares del país, los grupos que gobiernan son los mismos desde la colonia, los apellidos rimbombantes, las familias de alcurnia, que han logrado sobrevivir pasando el poder de generación en generación y aprendido a vivir siempre sobre las olas de revoluciones y motines. Ellos permanecen arriba.

Hoy se abre una oportunidad para que realmente el pueblo conduzca y decida sobre las cuestiones que atañen al pueblo.

Esta es la oportunidad para que Jorge Prisciliano Rentería Campos pueda ocupar el más alto cargo público de su municipio con el respaldo popular que ha demostrado estar cansado, harto de elegir siempre a las mismas familias.

Lo anterior de ninguna manera quiere decir que sus adversarios, Jesús de la Garza, actual alcalde o Carlos González García de Acción Nacional no sean buenos para Matamoros, lo son. Solo decimos que es el momento para avanzar hacia la instauración de la democracia participativa.

En otras cosas le cuento que hasta ayer en la tarde las cosas estaban que ardían en el comité estatal de MORENA hasta que resolvieron registrar a Ramón Garza Barrios por Nuevo Laredo, a Jorge Rentería Campos por Matamoros y a Olga Sosa de Tampico como candidata a diputada federal por Tampico.

Mario López, empresario gasolinero, ex contralor del ayuntamiento en tiempos de Baltazar Hinojosa se quedó en el camino al igual que el Dr. Víctor García Fuentes, a quien hicieron representar el papelón y quedó como el perro de las dos tortas.

Lo que sigue es conocer la lista de candidatos a síndicos y regidores, de los partidos y coaliciones que participan. Algunos nombres filtrados por el rumbo del PRI han causado verdadero descontento ya que no representan a nadie.

Por el lado de Acción Nacional ya se sabe que el reparto de candidaturas se hace por familias, así ahí estarán representados los grupos de poder al interior de ese instituto y no hay mayor conflicto, pero los ciudadanos quieren conocer la lista de quienes los representarán en el cabildo.

Compartir
Artículo anteriorCONFIDENCIAL.
Artículo siguienteOPTICA POLITICA