PLAZA

0
128

POR ERNESTO H. SALGADO

MEADE AL BANCO DE MÉXICO

Más allá de los eternos gritos triunfalistas que parecen estertores de agonía del dueño de MORENA que va por su tercera derrota, todos están atentos, pendientes y preocupados sobre quien será el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia de la República, estamos a escasas dos semanas de conocerlo de manera oficial, aún cuando todo apunta a que será el actual secretario de gobernación Osorio Chong, quien guarda todas las reglas no escritas de la política mexicana muy propias del partido tricolor.

En su tiempo bien lo dijo quien fuera el casi eterno líder de la CTM, Fidel Velázquez: “El que se mueve no sale en la foto”.

Osorio Chong permanece en silencio, no busca reflectores y sortea los ataques , del fuego amigo, sin atacar a sus contrincantes.

Se habla mucho de la seguridad pública y lo culpan de todos los males, los hechos han demostrado que político realmente está detrás de los hechos violentos que han ensangrentado al país. Curiosamente es el mismo que respaldó y cubrió a quien fuera el alcalde de Iguala y a su esposa a quienes se relacionó con la desaparición de los famosos 43. Es el mismo que han exhibido recibiendo dinero de origen desconocido.

Pero no adelantemos vísperas, el 30 del presente mes, dentro de unos días, el Presidente Peña enviará al senado la terna de donde saldrá el próximo Gobernador del Banco de México y si en ella no va el famosísimo Meade, actual secretario de Hacienda, entonces tendrá vida artificial hasta el 14 de diciembre.

El PRI tiene, como ya lo dijo el Presidente, cuadros valiosos, con trayectoria militancia y lealtad probada al Ejecutivo, al sistema y por supuesto al partido, no tiene necesidad alguna de esperar candidaturas externas aun cuando hoy los estatutos del partido lo permitan.

La sucesión presidencial es, quizá, uno o el más grande reto que enfrenta un Presidente en México, saber a quién va heredar los destinos de la república no es cosa fácil, tiene que ponderar y valorar muchas circunstancias. Enrique Peña Nieto ya demostró en el Estado de México que sus afectos no influyen en su toma de decisiones. En su momento heredó el gobierno estatal a quien se consideraba el mejor candidato y Eruviel Ávila fue gobernador seis años. Alfredo del Mazo tuvo que esperar ese mismo tiempo para llegar.

Hoy, en las actuales circunstancias, el mejor candidato para el PRI y por supuesto para México es Osorio Chong y sino al baile vamos.

En Tamaulipas votaremos para elegir Presidente de la República, senadores y diputados federales.

Para el PRI la decisión para el senado estará entre los diputados federales Baltazar Hinojosa y Edgar Melhem Salinas, actual líder de la bancada en la cámara legislativa.

Hay otros muchos que quieren y pueden, pero las apuestas giran sobre los dos mencionados. Baltazar cuenta en su haber con más de quinientos mil votos que no le alcanzaron para llegar al gobierno de Tamaulipas pero es un capital político importante que debe ser tomado en cuenta.

Por su parte Edgar Melhem ha sabido manejarse como líder de la bancada lo que le ha permitido recorrer el estado una y otra vez, posicionando su marca.

Por el rumbo de Acción Nacional, Gerardo Peña, actual secretario de Bienestar Social, parece que lleva mano, pero no se puede descartar a nadie menos al secretario general de gobierno Verástegui.

En ambos casos tienen que llevar a una mujer como compañera de fórmula y en el rumbo del PRI no se mira a ninguna con el brillo suficiente, la última candidata fue la maestra Guadalupe Suárez, que tuvo el infortunio de llevar como compañero de fórmula a el ex gobernador Manuel Cavazos a Lerma a quien el sistema le debía la impunidad que da el fuero.

Por el lado de Acción Nacional, las cosas están igual, insisten en que un arreglo en lo oscurito podría enviar a Leticia Salazar como candidato al senado, lo cual resulta casi casi increíble, pero en política todo puede pasar.

Y mire Ud. En donde de plano las cosas se podrían salir de control es en las candidaturas a la diputación federal, en Matamoros, se perfilan Mónica González y Juan Carlos Córdova; recientemente en una mesa alguien, sin oficio, habló de los tres diputados locales de Matamoros y de todos los asistentes más de diez soltaron la carcajada y descartaron de plano al tercer legislador, de nombre Anto Tovar, quien apenas alcanzó a ganar en su distrito con dos mil votos, contra una mujer del PAN, que jamás hizo campaña ni repartió publicidad , simplemente prestó su nombre para llenar la boleta y así el tal Anto apenas pudo ganar con dos mil votos.

Regidoras del cabildo de Matamoros le preparan al del saquito rosa otro saludo como el que recibió, en la cámara de diputados, el diputado de MORENA, también de saquito rosa,

Sólo que este regidor de saquito rosa es de Acción Nacional y hoy está apasionado con su nuevo jefe y las cosas no le salen como le ordenan y el resultado es que no queda bien ni con Dios ni con el Diablo.

Ya para terminar le platico que en Matamoros el mundillo político está a la espera de la decisión de Verónica Salazar, en la fórmula de Acción Nacional, seguramente como candidata a la diputación federal, su participación es clave para asegurar el triunfo del PAN, lo que no sucedería si se mantiene al margen y se queda como representante del gobernador.

 

 

Compartir
Artículo anteriorLAS AGENDAS
Artículo siguiente  ENTRE   LÍNEAS