ÓPTICA POLÍTICA

Por Aliber López

“El buen lector no nace, se hace: Felipe Garrido”
“La Lectura en todos los niveles educativos: AMLO”

Uno de los grandes problemas que enfrentarán los constructores de la propuesta para una Reforma Educativa alternativa a la actual, que según declaraciones del Presidente Electo, Andrés Manuel López Obrador y los legisladores del Partido MORENA (Movimiento de Regeneración Nacional), se abrogará, “hasta en sus puntos y comas”, es el de la formación de lectores. Según datos de organismos internacionales, los mexicanos leemos dos o tres libros anuales, contra decenas de países como Canadá Estados Unidos o los países europeos que leen entre 30 y 50 libros anualmente.

Si somos “poco lectores” pero muy trabajadores, eso no sería problema, dicen algunos; pero Felipe Garrido, autor del libro “El Buen Lector No Nace, Se Hace”, y exfuncionario de la subsecretaría de Educación Pública en tiempos del gobierno de Ernesto Zedillo Ponce de León, le reconoce muchos atributos al hecho de ser lectores de textos literarios y de divulgación científica. Considera que el lenguaje es el instrumento de superación personal que a través de la educación, fortalece y traslada las potencialidades de los seres humanos a las nuevas generaciones. Garrido expresa que escuchar, hablar, leer y escribir, nos capacita más a los humanos para ser mejores en las actividades que desempeñemos. En otros momentos, afirma que formar lectores debe ser la principal preocupación de un sistema educativo nacional.

De hecho “Lopezobradoristas” como Paco Ignacio Taibo II y Pedro Salmerón Sanguines, se han estado desempeñando como promotores de la lectura, con un programa denominado “Para Leer en Libertad”, aunque principalmente en espacios del D. F. o la Ciudad de México. Pero, de acuerdo a las propuestas que en 2012 y 2018 se esbozaron por Andrés Manuel, cuando fue candidato a la Presidencia de la República, estamos seguros que la Reforma Educativa incorporará la Lectura como asignatura desde preescolar hasta el nivel universitario, pues así lo planteaba López Obrador en su ponencia educativa en 2012.

¿Pero cómo tener el ejército de maestros que impulse el hábito de la lectura en los educandos, si los maestros lectores no existen o son escasos? Ahí está el gran problema de nuestros rezagos en el sistema educativo nacional. Los nuevos maestros deberán estarse formando como amantes de la lectura, en las escuelas de formación de docentes de Preescolar, Primaria , Secundarias, media superior y superior, para que después puedan fomentar el hábito de leer en sus educandos. Por otra parte, a los maestros en servicio, que son cientos de miles; dentro de los Programas de Formación y Actualización Profesional que se establezcan, se les deberá formar tan importante hábito, que seguramente redundará en beneficio de los niños y jóvenes de México.

Compartir
Artículo anteriorOpinión pública
Artículo siguienteLIBRE EXPRESIÓN