Óptica Política

“Es posible alcanzar la excelencia educativa”

Por Aliber Lopez

Mucho se ha hablado y escrito sobre la excelencia educativa en los últimos decenios. Desde que la ONU (Organización de Naciones Unidas) a través de la UNESCO (Unión Internacional para la Educación la Ciencia y la Cultura), dictara algunas normas básicas para elevar los niveles educativos de los ciudadanos de los países del mundo, como una de las formas de alejarnos de las confrontaciones bélicas que tanto daño causan a la humanidad, y a la vez elevar la productividad de los trabajadores del mundo. Dentro de las normas que consideramos un eje central para mejorar la educación en el mundo, está la de invertir en Educación, Ciencia y  Cultura, de cada país, por lo menos el 7 % de su  PIB (Producto Interno Bruto).

La recomendación de la UNESCO pocos países la siguen. Los europeos,  japoneses, chinos, canadienses y estadounidenses y algunos otros países asiáticos,  invierten arriba del 5 % de sus PIB, pero son países  mucho más desarrollados que los países tercermundistas de Asia, África y América Latina, donde si en algunos países se invierte hasta tal porcentaje, sus PIB son mucho muy bajos respecto de los países desarrollados y de “pilón”, los niveles de corrupción altos como es el caso de nuestro país, depredan presupuestos exiguos como el nuestro, que en 2018 fue de alrededor de 295 mil millones de pesos, aunque, de acuerdo al PIB nacional de 2017, que  fue de alrededor de 20 billones de pesos, lo que se debía invertir de acuerdo a la UNESCO, era , 1 billón, 400 mil millones de pesos.

Desde que Enrique Peña Nieto inició el sexenio que dentro de 26 días llegará a su fin, se manejó la idea que había que mejorar la educación y alcanzar niveles de excelencia. De los rezagos echaban la culpa a los maestros pero nunca a los niveles de corrupción que el mismo gobierno había permitido durante varios sexenios, en contubernio con los líderes sindicales del SNTE (Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación). Como la líder en turno no se prestó a disminuirle a los maestros sus conquistas sociales, la maestra Elba Esther Gordillo Morales, encumbrada por Carlos Salinas de Gortari en el puesto en que se encontraba, fue acusada de malos manejos de los recursos sindicales, metida a la cárcel  y encumbrado Juan Díaz de la Torre como nuevo líder en febrero de 2013, quien apoyó la Reforma Educativa del 26 de Febrero de ese año.

Entonces se culpó a los maestros de los rezagos educativos cuando la idea que se había estado desarrollando durante muchos años pero silenciosamente, fue la de la privatización de la educación, que según muchos expertos, la acción forma parte de las ideas neoliberales de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico), que todavía dirige el llamado “Ángel” de la dependencia, José Ángel Gurria. Cómo luchar por mejorar la calidad de la educación con un presupuesto, 4 o 5 veces menor que el presupuesto que se está aplicando actualmente y con el presupuesto con el que hacen negocios jugosos personajes impulsores de la Reforma Educativa de 2013, como  Claudio X González y comunicadores como Carlos Loret de Mola, al servicio de esos intereses, quien denostó sistemáticamente a los maestros?

Nosotros sostenemos que es posible lograr la excelencia educativa en las instituciones de educación Básica, Media Superior y Superior de México, si se invierte lo suficiente (8 % del PIB), para formar y actualizar a los docentes, para construir la infraestructura de calidad que merecemos, para dotarla del suficiente equipamiento, y si se combate la corrupción, para apoyar a los millones de escolares que demandan el apoyo de nuestro Gobierno.