ÓPTICA POLÍTICA

Por Aliber López

“Campaña negra contra Lety Salazar: Ramiro Salazar”
“Desplome en consumo de alimentos: Lauro Peña”
“Los políticos tendrán que ser cuidadosos en su discurso electoral”

El diputado Local Ramiro Salazar Rodríguez declara a los medios que hay una campaña negra contra su hija Leticia Salazar Vázquez, que los integrantes del Grupo Hércules no tenían autorización para salir más allá del municipio, y que presuntamente se involucra a la Marina en tales recomendaciones, según una nota aparecida en el periódico Contacto. Pero en las declaraciones aparecidas anteriormente, relacionadas con las recomendaciones de la CNDH (Comisión Nacional de Derechos Humanos) en ningún momento se afirma que el Grupo Hércules haya cometido acciones ilícitas fuera del municipio, pues los hechos denunciados que culminaron con la muerte de 4 personas, están ubicados en Control, Matamoros, según las lecturas informativas recientes y pasadas, coincidentemente con una gira de trabajo de Leticia Salazar en ese lugar.

Presumimos que estos hechos se aclararán oportunamente pues ante la “recomendación” de la CNDH, deberán informar las autoridades municipales, estatales y federales, sobre tales acontecimientos y los espacios donde sucedieron.

En otros temas relacionados con la vida municipal, nuestro amigo Lauro Peña García, comerciante abarrotero de mayoreo se queja de un desplome de las ventas en enero, pues comparado con las ventas de enero de 2017 son 30 % menores, aún cuando los fríos padecidos en días pasados generalmente propicien el consumismo. De hecho se dolió de una disminución sensible en el circulante no tanto por la baja de las ventas en los abarrotes, sino por lo que significa para las familias que se reduzca el gasto en alimentos básicos. Prácticamente se está reduciendo la ingesta de alimentos y por lo tanto las familias sufren desnutrición.

Entendemos que para los políticos que aspiran a puestos de elección popular, el hecho de que haya una disminución de la dieta alimenticia para las familias matamorenses, les obliga a ser muy cuidadosos en su discurso político, pues de entrada, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, garantiza los derechos del niño, del hombre y del ciudadano y en ellos está el derecho al trabajo, a una vida digna, a la salud y a la educación. Tales derechos en estos tiempos, no podrán ser soslayados tan fácilmente por los aspirantes a ocupar puestos de elección popular.