Opinión pública

0
30

De asuntos sin importancia
Por Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ya pasaron cinco meses desde que el abogado Alfonso Guadalupe Torres Carrillo solicitó al TRIFE juicio para la protección de sus derechos ciudadanos, en contra de su destitución como secretario ejecutivo del IETAM.
Bueno, de la “atracción” del INE sobre el asunto que lo llevó a perder el cargo que recién le habían conferido los consejeros locales.
Fechado el 13 de diciembre del año pasado, el expediente sigue archivado en el tribunal sin que ocupe la atención del magistrado ponente, o de la jefa de ellos, Janine Madeleine Otálora Malassis.
¿Qué esperan? ¿lo van a regresar a la nómina y pagarle sueldos caídos? ¿le van a pedir perdón? todo puede pasar en este pleito de rencores que se traen los miembros del tribunal y del Instituto Nacional Electoral.
El señor Torres fue destituido de emergencia acusado de ser panista prominente. De paso cayó de la nómina el presidente del organismo, Jesús Hernández Anguiano, y quedaron amenazados el resto de los consejeros.
Y se fue el delegado de Gobernación en Tamaulipas, Rabindranath Juárez Mayorquín, perteneciente a la raza de bronce de Sonora. Estaba por cumplir los primeros cinco años en tierras cuerudas. Como que se enamoró de esta región. Llegó a la chamba el uno de julio de 2013, tiempos de Miguel Ángel Osorio Chong.
¿Quién ocupará su lugar? No estaría mal que los funcionarios federales dejen vacante la plaza por varios meses. Para los primeros de diciembre las huestes de Don Peje estarán removiendo cenizas y barriendo el escenario. No sería aventurado que llegue como representante de la cartera política Felipe Garza Narváez, Enrique Yáñez Reyes, Javier Villarreal Terán o cualquier otro de los próceres morenistas que ahora son candidatos a diputados y alcaldes (claro, si es que gana la presidencia López Obrador).
El sonorense fue subdelegado del ISSSTE en su tierra; secretario particular en la General de Gobierno y titular de los Ceresos. Permaneció un año en la fría banca y luego lo mandaron a Tamaulipas.
Cansada de esperar su oportunidad para acceder a los cargos públicos, de perdido como regidora, doña María Antonia Martínez Blanco renunció a la CNC Tamaulipas donde era la secretaria general, segunda en el mando. En el PRI conoció puras suplencias; ahora mismo es la suplente de Nancy Delgado Nolasco, diputada local plurinominal.
Ya sin subsidio del gobierno estatal, la organización está en quiebra. Los líderes nacionales no se acuerdan de mandarle un peso.
Alguien dijo por ahí que en México los campesinos solo están preparados para votar (primero por el PRI y ahora por el candidato que les hable más bonito).
En otro temas, hasta la fecha sin consecuencias el exhorto del PAN al Presidente Enrique Peña Nieto, de la semana pasada, para que “deje sin efecto” el nombramiento del paisano Baltazar Hinojosa Ochoa como secretario de SAGARPA.
La verdad es que los senadores y senadoras se la pasan de pachanga y con ocurrencias que se les vienen.
El mismo día que pidieron la retirada del paisano, dieron cuenta de 65 exhortos con cosas parecidas, o sea, asuntos sin importancia.
Veamos dos: Uno del PRI con exhorto al gobierno del Estado de Morelos para que implemente operativos integrales en materia de prevención y combate al robo de motocicletas.
Hágame usted el favor, el senado de la república ocupándose de estos temas ¿y los grandes problemas nacionales?
Decíamos, en la misma agenda doña Mariana Gómez del Campo Gurza, del PAN, presentó iniciativa para que el senado se congratule “por la elaboración del Plan Maestro de Rehabilitación para la tercera sección del Bosque de Chapultepec”.
Ahí están las cuentas pendientes por pagar, incluyendo medios de comunicación, de cuando fue candidato a gobernador. Hay tela de donde cortar.
Pero hay que buscarle. Las senadoras Andrea García García y Santa Luz García Guajardo la quieren facilita.
El senado se ha convertido en un elefante blanco, un departamento de asuntos sin importancia.
Versiones de encuestas van y vienen. Unos dicen realizarlas por Internet, otros por teléfono y de cara a cara en campo, los domicilios.
Lo cierto es que el Instituto Electoral de Tamaulipas solo tiene conocimiento, por reporte oficial, de dos trabajos. Uno es de Arias Consultores, que presuntamente se habría realizado entre el 12 y 13 de enero y costó seis mil 400 pesos.
Una segunda efectuada entre el cinco y seis de marzo, de Marketing & Estrategias, misma que no se habría publicado en ningún espacio. El costo, cinco mil 560 del águila.
Entre más se acerque la fecha de los comicios arreciarán resultados de presuntos sondeos de opinión beneficiando a tal o cual candidato.
Por lo pronto viene el primer debate, el domingo 22, en que el INE “estrenará” formato con una especie de dialogo o réplica inmediata entre los participantes.
Ojalá y sea de propuestas y no de ataques personales. Hasta hoy se la han pasado como perros y gatos. Deberían tomar el juego con más seriedad.

Compartir
Artículo anteriorÓPTICA POLÍTICA
Artículo siguienteLIBRE EXPRESIÓN