Negocios no respetan el descuento a la tercera edad

Por Miguel Alejandro García

Las personas de la tercera edad  que acuden a algunos comercios con los que se tienen acuerdos para aplicarles un determinado que por lo general es de entre el 5 y el 10 por ciento, se encuentran con que a la hora de pagar y presentar su credencial del INAPAM para que se les hagan el descuento, esta les es rechazada, argumentando el empleado que el descuento ya se ha hecho al precio.

Esto sucede con mucha frecuencia en las farmacias similares, entre otras negociaciones, donde  en ocasiones le dicen a la persona de la tercera edad que si le dan el descuento que se reclama, entonces se tendría que aplicar el precio normal y le saldría un poco más caro el producto.

Personas que ya han pasado por esta situación afirman que no se trata exclusivamente de las farmacias similares, sino que son muchos negocios donde deben aplicar este descuento y mañosamente no lo aplican  e incluso se enojan cuando se les llega a exigir.

Una persona de la tercera edad con la que se platicó dijo que  no es posible que los descuentos para este sector se apliquen a los precios en lo general, puesto que es un beneficio solamente para un determinado sector de la población, por lo que pueden aplicar todos los descuentos que quieran para el público en general, pero el de los adultos mayores con credencial del INAPAM, son prácticamente sagrados y deben  respetarse.

También afirmó esta persona que otra manera de evadir la responsabilidad de dar el descuento, es negarlo cuando por su estado físico no puede acudir el titular y lo hace al través de un familiar y presentando la credencial.´