LOS PUNTOS SOBRE LAS…

¿SE VALE COPIAR?

POR ANGEL VIRGEN ALVARADO

 

Recientemente, el Secretario de Educación, ESTEBAN MOCTEZUMA BARRAGÁN le dijo a la periodista CARMEN ARISTEGUI que tras la derogación de la REFORMA EDUCATIVA, en lo sucesivo, los estudiantes tendrían derecho a copiar las respuestas de sus compañeros en las pruebas de oposición sobre conocimientos.

ARISTEGUI le dijo a MOCTEZUMA:

“Cuando escuché que dijiste “Se vale copiar y se debe copiar”, los integrantes de mi equipo de noticias, levantaron las cejas”-.

A fe nuestra, por supuesto que consideramos una tontería recomendar a los alumnos a que  copien del compañero.

Entonces ¿Qué clase de estudiantes primero y, de lograrlo, profesionistas después, estaríamos enviando a la arena productiva de nuestro país?

Permitir que los estudiantes copien es desalentar a los estudiantes que no copian, que si estudian y se preparan para los exámenes escolares.

WINSTON CHURCHILL, Primer Ministro de Inglaterra, premio nobel de literatura, escribió un artículo que para no herir susceptibilidades, solo trataremos de destacar la explicación que hace sobre el comportamiento de los estudiantes que no estudian y los que sí lo hacen.

Dice así:

“En una universidad americana, un profesor de economía decía que nunca había reprobado a un solo alumno, hasta que una vez reprobó a toda la clase.

Esa clase en particular, había insistido en que el socialismo realmente funcionaba: Con un gobierno asistencial intermediando en la riqueza, nadie sería pobre pero nadie sería rico, todo sería igual y justo.

Entonces, el profesor les dijo:

– “Ok, vamos a hacer un experimento socialista en esta clase.

En vez de dinero, usaremos sus notas, las que obtengan de las pruebas.

Todas las notas serían concedidas con base en la media de la clase y por tanto serían “justas”.

Todos recibirán las mismas notas, lo que en teoría, significa que nadie será reprobado, así como también nadie recibirá un 10″.

Tras la primera prueba, el profesor calculó la media y todos recibieron un “7”.

Así, quien estudió con dedicación quedó indignado, pero los alumnos que no se esforzaron, quedaron muy felices con el resultado.

Tras la aplicación de la segunda prueba, los estudiantes flojos estudiaron mucho menos -ellos esperaban sacar notas buenas de cualquier forma-; y los que al inicio habían estudiado mucho, decidieron que ellos también aprovecharían el tratamiento propuesto para sus notas. Como resultado, la media de la segunda prueba fue de “4”.

Por supuesto, a nadie le gustó…

Después de la tercera prueba, la media general fue de “1”.

Si bien, las notas no volvieron a niveles más altos, los desacuerdos entre los estudiantes y la búsqueda de culpables, se llenaron de malas palabras, que pasaron a ser parte de la atmósfera de la sala de aquella clase.

La búsqueda de “justicia” entre los estudiantes, había sido la causa principal de las quejas, mientras que el odio y el sentido de injusticia se convirtieron en parte común de ese grupo.

Al final de todo, nadie quería estudiar más para beneficiar al resto de los estudiantes del curso….

Por tanto, todos los alumnos repetirían aquella materia…

Para su gran sorpresa, el profesor explicó:

– “El experimento socialista fracasó, porque cuando la recompensa es grande, el esfuerzo por el éxito individual es grande.

Pero, cuando el gobierno quita todas las recompensas, tomando los logros de otros para darlos a los que no batallaron por ellas, entonces nadie más va querer hacer su mejor esfuerzo.

  1. No se puede llevar al más pobre a la prosperidad, quitando la prosperidad del más rico.
  2. Para cada uno que recibe sin haber tenido que trabajar, hay una persona trabajando sin recibir.
  3. El gobierno no consigue dar nada a nadie, sin que para ello tenga que quitar algo a otra persona.
  4. Al contrario de lo que predica el socialismo, es imposible multiplicar la riqueza intentando dividirla.
  5. Cuando la mitad de la población entiende la idea de que no necesita trabajar, entonces la otra mitad entiende que no vale la pena trabajar para sustentar a la primera mitad, entonces llegamos al comienzo del fin de una nación”.

Es muy difícil, pero ojalá y ESTEBAN MOCTEZUMA, el secretario de Educación Pública en el país, pudiera leer algo parecido.

 

SE LE QUEMÓ SU CASA; EL ALCALDE MARIO LÓPEZ LO AYUDA.

En octubre pasado, una tarde, DON JESÚS MARÍA MARTÍNEZ DELGADO, llegó a su casa y lo que vio lo dejó clavado en el piso.

Su casa de madera se había incendiado y el fuego la redujo a cenizas.

¿Qué hacer?

Afortunadamente para él, MARIO ALBERTO LÓPEZ HERNÁNDEZ, el Alcalde de Matamoros, se enteró del suceso y, apegado a su política humanitaria, giró instrucciones para que se le brindara el apoyo necesario.

DON JESÚS fue incluido en el programa  FONDO DE INFRAESTRUCTURA SOCIAL MUNICIPAL –FISMUN- a través del cual se construye  un cuarto-dormitorio, obra que ayer supervisó personalmente el Presidente Municipal.

LÓPEZ HERNANDEZ llegó ayer muy temprano a la calle Ingenieros de Chapingo en la Colonia Treviño Zapata.

DON JESÚS no daba crédito a lo que sus ojos veían.

“Me siento muy feliz” dijo al recibir al Alcalde que también saludó a don Chuy con gran emoción de poder servirle y beneficiarlo con la obra de construcción de lo que será su nueva habitación.

De manera simbólica le hizo entrega de un cheque por un monto de 97 mil 965 pesos, que representa el costo de la obra que estará concluida la próxima semana.

El Alcalde dijo que con el apoyo del Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador que autorizó para Matamoros una inversión de 660 millones de pesos dentro de su programa de apoyo a zonas de extrema pobreza atenderá las zonas más desprotegidas o de alta marginación.

Para cerrar este año, se entregará un total de 125 cuartos-dormitorios, de los cuales 5 se construyen con recursos del FISMUN y 120 con un programa de atención a la pobreza de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Territorial y Agrario -SEDATU-.

 

“LA CUARTA SIMULACIÓN”

El Presidente ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR regresó 22 mil 313 pesos, 29 centavos que, dijo, le habían dado “de más”, cuando le pagaron su primera catorcena como Presidente de México.

Todo está bien.

No se puede predicar sin poner el ejemplo, pero…

Con una cartulina a dos tintas (rojo y negro) anunciando lo que había recibido y lo que había regresado ¿No es exhibicionismo claro?

A fe nuestra, sí.

¿A poco mostrando la cartulina comprueba que sí, que regresó ese dinero?

“Cuentas claras, chocolate espeso”- dijo a la prensa “fifí” cuando mostró la dichosa cartulina.

Y, como es él, aprovechó el viaje para decir que todos los funcionarios “de poder ejecutivo” debieran hacer lo mismo, que ahorrando podrá ayudar a los pobres, que los de la prensa “fifí” son como el león, que creen que todos son de su condición, porque llamaron a su “Cuarta Transformación”, “Cuarta Simulación”, y por ahí se fue.

Nuevo estilo de gobernar, sin duda.

Por hoy, es todo.

P.D.- El E-mail…

El problema de hacerle favores continuamente a la gente, es que el día que dejes de hacerlo el malo eres tú.

En México lo decimos más sencillamente.

Hazle mil favores a una persona y cuando no le haces el siguiente favor… se convierte en tu enemigo.

P.D.- Es tiempo de posadas y de asueto en muchas fuentes informativas. Con la venia de mis editores, nos leeremos, Dios mediante, el próximo domingo en CRÓNICA SEMANAL.