LIBRE EXPRESIÓN

Por Martha Isabel Alvarado.

Lo agarran mal parado

.-La ‘mala suerte’ de la SCT

.-AMLO y el caso Odebrecht

.-Cachetada con guante azul

.-Ícono de Roma en Reynosa

Qué mala suerte tiene la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, no cabe duda.

Ahora resulta, que hasta el prospecto a encabezar esa dependencia con ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, en caso que este llegue a ganar la presidencia, tiene cola que le pisen.

Mucho se ha criticado a ENRIQUE PEÑA NIETO por mantener al frente de la SCT a un personaje como GERARDO RUIZ ESPARZA, vinculado a presuntos actos de corrupción, como el caso del tren México-Querétaro, cuya obra fue adjudicada a una empresa china y cancelada posteriormente.

No se diga el escándalo del socavón generado en el Paso Express de Cuernavaca, que arrojó saldo de dos personas muertas, mismo que el funcionario calificó como “un accidente”, y prometió indemnizar a las víctimas para compensarles “el mal rato”.

Al tenor del tercer debate presidencial efectuado el martes, se supo que el ‘as’ que trae bajo la manga AMLO para la SCT, JAVIER JIMÉNEZ SPRIU, estaría involucrado con el caso Odebrecht, de acuerdo a un señalamiento hecho por el candidato no militante del PRI, JOSÉ ANTONIO MEADE.

Todo indica que dicho señalamiento de Meade tendría fundamento, pues el propio Jiménez Spriu establece en su currículum haber sido director general de Grupo “Idesa”, empresa reconocida como filial de Odebrecht en México.

Como bien se ha de recordar, durante el sexenio del panista FELIPE CALDERÓN HINOJOSA, la SCT también estuvo en el ‘ojo del huracán’, a raíz del sub ejercicio de recursos por más de 72 millones de pesos en que habría incurrido su entonces titular, JUAN MOLINAR HORCASITAS.

De los presidentes del llamado PRI-AN se podría esperar uno cualquier cosa, pero no de LÓPEZ OBRADOR, que al incluir a JIMÉNEZ SPRIU en su ‘gabinetazo’, pondría en entredicho la honra tan acrisolada de la cual presume.

Lo que más llamó la atención del tercer debate presidencial, a nuestro muy particular ver y entender, fue el señalamiento que el candidato presidencial del PAN, RICARDO ANAYA CORTÉS hizo a LÓPEZ OBRADOR, respecto al contratista JOSÉ MARÍA RIOBOÓ, acusándolo de haberle otorgado contratos directos por más de 170 millones de pesos, sin licitación de por medio, desde la jefatura de gobierno del D.F.

Ya puede presumir Anaya de haber dejado mal-parado a AMLO durante del debate, al referirle lo antes mencionado, y rematarlo diciendo: “¿si te muestro los contratos, renuncias a la candidatura?”.

“No soy corrupto”, contestó lacónico el tabasqueño ante dicho señalamiento del panista, aunque ya ayer, más desahogado, reconoció que hizo adjudicaciones directas al empresario Rioboó, pero estas fueron auditadas varias veces, y puso además de parapeto a FELIPE CALDERÓN, que en aquellos ayeres fungía como director de Banobras.

Desde luego que este último dato hubiera lucido mucho si AMLO lo suelta en pleno debate, pero suponemos que en ese momento el candidato de Morena no lo recordaba, y lo expuso hasta ayer, tal vez bajo el asesoramiento de su equipo de campaña.

A lo mejor este señalamiento tan duro y directo que Anaya lanzó contra “El Peje”, fue lo que puso tan furioso a su hijito ANDRÉS MANUEL LÓPEZ BELTRÁN, como para gritarle “cerdo” al candidato presidencial panista, en pleno aeropuerto de Mérida. ¡Vaya modales!

No es por intrigar, pero estos dos buenos ‘golpes’ que conectaron Meade y Anaya a su adversario de Morena en el tercer debate, sobre todo el del panista que fue más contundente, llegan un poco tarde.

Tal vez otro gallo les cantaría a los candidatos presidenciales del PRI y del PAN, si desde un principio hubieran puesto ‘contra las cuerdas’ a su adversario de Morena, pero lo dejaron crecer, a grado tal que muchos dan por hecho su triunfo en las urnas. ¿Será?

Finalmente anotaremos que Reynosa se viste de gala con la inauguración, este viernes, de la réplica de la Capilla Sixtina de Roma, ubicada en las instalaciones del Parque Cultural.

CONTRAFUEGO: Como la mujer del César…

Hasta la próxima.