LIBRE EXPRESIÓN

Por Martha Isabel Alvarado

Un problema mayúsculo

.-Esposo de alcaldesa, investigado

.-Abre formalmente carpeta, PGJE

.-Ofrece testimonio Isabel Miranda

.-Familia Yunes, como un ‘huracán’

En su Cuenta de Twitter, la alcaldesa de Reynosa MAKI ORTIZ DOMÍNGUEZ publicó el siguiente mensaje: “Mi esposo no recibe dinero ni se dedica a la trata de personas, ni la prostitución de menores. Es información falsa y mal intencionada”.

Lo anterior, en relación a un amplio reportaje publicado en el espacio periodístico de CIRO GÓMEZ LEYVA, mismo que detalla los intereses de CARLOS PEÑA GARZA y su familia en la colonia “Ramos”, donde se ubica la antigua zona roja de la ciudad.

En dicho reportaje, la reconocida activista social y presidenta de la Asociación Civil “Alto al Secuestro”, ISABEL MIRANDA DE WALLACE, habla de la implicación de la alcaldesa y su esposo en esta situación:

“Me parece irresponsable por parte de Maki, porque recordemos que fue Senadora, y participó en temas de la trata de personas y de género, y ahí se ve la incongruencia: en el discurso dice algo, y en la práctica ni siquiera tiene la calidad humana, para saber que en ese lugar hay gente que están explotando en contra de su voluntad”.

“Tengo entendido que ni siquiera está permitido la prostitución en Reynosa, más allá de si alguien quiera ejercerla. No entiendo cómo se tapan los ojos y los oídos”, señala Miranda de Wallace en torno a la alcaldesa y su esposo.

La activista califica como “un problema mayúsculo”, en el que estaría involucrado el esposo de MAKI ORTIZ, en alusión a la trata de personas, considerando que muchas de las mujeres que ejercen el llamado “oficio más antiguo del mundo” en las cuarterías de la colonia Ramos (propiedad de PEÑA GARZA y su familia), presuntamente, serían menores de edad.

La alcaldesa de Reynosa jura y perjura que el plumaje de su esposo es de los que cruzan el pantano y no se manchan. Pero, ¿cómo creerle?, si la palabra de Maki está muy devaluada, y más bien da la impresión que está acostumbrada a mentir.

Vil mentira, fue lo que prometió Ortiz Domínguez siendo candidata a diputada federal del 2º. Distrito, en 2003, diciendo que si el voto de los ciudadanos le favorecía, al llegar al Congreso de la Unión gestionaría la eliminación del pago de la Tenencia en beneficio de los tamaulipecos.

Más recientemente, en 2016, al hacer campaña por la alcaldía que ahora ocupa, Maki se aventó el ‘tiro’ de prometer que si votaban por ella, al llegar al Poder Municipal se acabarían las balaceras.

Seguro que a Maki ya se le olvidó dicha promesa, pero ahí está la video grabación que circula en redes sociales y otras plataformas, para ‘refrescársela’.

A estas alturas, lo más seguro es que el esposo de la alcaldesa de Reynosa ya haya puesto “pies en polvorosa”, considerando que la Procuraduría de Justicia del Estado ha abierto formalmente una Carpeta de Investigación para determinar probables ilícitos cometidos en los predios que le conciernen.

Y ni modo que el susodicho pretenda deslindarse de tales predios, quedando en claro que las claves catastrales 310106087001 y 310106096001, lo aluden directamente.

Por otro lado, entre las típicas predicciones para el 2018, en este caso las que publicó ayer el diario “El Universal”, la pitonisa MHONI VIDENTE habla de un supuesto ciclón categoría 6, “que va a entrar por el Golfo, viene de Puerto Rico, Santo Domingo, cruza completamente Cuba, entra en el Golfo y va a pegar directamente en Tamaulipas y Texas para agosto o septiembre”.

¿Más vale que tomen nota del asunto las corporaciones de Protección Civil?. La tal “Mhoni” presume que entre las predicciones que hizo de 2017, y se cumplieron, está el sismo del 19 de septiembre.

No lo dijo la clarividente, pero en 2018 un ‘alud de lodo’ podría ‘pegar’ en Veracruz, a consecuencia de la desmedida ambición de la familia Yunes: el actual gobernador MIGUEL ANGEL YUNES LINARES, ya logró que su hijo FERNANDO YUNES MÁRQUEZ asumiera el mes pasado la alcaldía de Veracruz, pero ahora pretende que su otro retoño, MIGUEL ANGEL YUNEZ MARQUEZ, que hace algunos días terminó su gestión como alcalde de Boca del Río, lo releve en la gubernatura.

Los Yunes, como la familia de Maki Ortiz, quieren todo, no tienen llenadera.

CONTRAFUEGO: El pecado de la ‘gula’ presupuestal.

Hasta la próxima.