Ignoran amenazas de Trump

Con el puño arriba, Malcolm Jenkins, de los Eagles de Filadelfia mantuvo su postura de protestar durante el himno nacional de Estados Unidos, tal como lo hizo la temporada pasada.
La NFL comenzó con su primera semana completa de pretemporada, y la pregunta que persiguió a la Liga durante el verano, se respondió de inmediato.
Jenkins, de los Eagles, uno de los jugadores más abiertos en los últimos años, se unió su compañero de equipo, De’Vante Bausby, alzando un puño mientras se escuchaba el himno.
El ala defensivo Chris Long, quien se encontraba a un lado de Jenkins, puso su brazo izquierdo sobre la espalda del esquinero.
Hace unas semanas se filtró que los Dolphins castigarían a sus jugadores con cuatro partidos de suspensión, si llegaban a hincarse en el himno.
No importó.
Kenny Stills y Albert Wilson, de los Dolphins, se arrodillaron antes del partido contra los Buccaneers, mientras que su compañero de equipo, Robert Quinn, levantó el puño en alto.
Cuatro miembros de los Jaguars (Telvin Smith, Jalen Ramsey, Leonard Fournette y TJ Yeldon) esperaron en el túnel hasta después de que el himno concluyera, antes del partido contra los Saints.