HUMO BLANCO

LO QUE ESTÁ POR VENIR
Por Clemente Castro González
A simple vista el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) en Tamaulipas, podría decirse que se encuentra aletargado. Digiriendo quizá, que en poco tiempo sus siglas pasaron de estar entre los partidos llamados chicos a ser la primera fuerza política nacional y la que mayor cantidad de votos obtuvo en el estado en la elección presidencial.
Pero, con todo y ello, en la entidad se encuentran en segundo lugar, con una presencia simbólica en el Congreso y un par de alcaldías de municipios llamados grandes y uno pequeño.
El dominio lo ejerce el Partido Acción Nacional (PAN), instituto en el gobierno, en tanto que cuenta con el ejecutivo, el legislativo y presencia fundamental en el poder judicial.
Sin embargo, en el corto plazo habrá de sentirse el peso específico de la federación a través de sus estructuras y los recursos que derrame entre los sectores sociales, principalmente los que tienen mayores carencias.
Pero tampoco debe minimizarse los programas de apoyo empresarial y de la población que se manejaran en la franja fronteriza los cuales, dicho sea de paso, no son muy distintos, en varios aspecos, a lo que proponen representantes populares panistas.
El punto es que será la decisión presidencial la que habrá de materializar las propuestas, entre otras bajar el Impuesto al Valor Agregado (IVA), homologar el precio de los combustibles con los del lado americano y lo relacionado con el incremento del salario, por mencionar algunos.
De modo que se entiende la pasividad de MORENA y sus liderazgos, en tanto que la operación política se ve venir dese los ámbitos gubernamentales.
Lo que ya se sabe es que el coordinador de los programas de desarrollo federales será JOSÉ RAMÓN GÓMEZ LEAL, el que seguramente sumará a su equipo diversos nombres de personajes ligados con el proyecto que perfila el presidente electo, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR y su grupo compacto.
Vera usted que aparecerán caras conocidas en espacios estratégicos y es factible que lleven mano los que se sumaron al “Acuerdo Político para la Prosperidad del Pueblo y Renacimiento de México”.
Hablamos de PEDRO ALONSO PÉREZ, FELIPE GARZA NARVÁEZ, ARMANDO VERA GARCÍA, ALEJANDRO CENICEROS MARTÍNEZ y varios más.
De igual forma no debe perderse de vista a los que fueron candidatos a las alcaldías por MORENA y partidos coaligados y que perdieron en la contienda.
La lista es amplia pero ahí están EDUARDO GATTAS BÁES, RAMÓN GARZA BARRIOS, HERIBERTO CANTÚ DEÁNDAR, HÉCTOR LÓPEZ GONZÁLEZ, REYNA GARZA HINOJOSA y los y las que se acumulen.
El punto es que, mientras llegan los nuevos jerarcas del gobierno de la República, en la entidad el partido en el poder no ha bajado la guardia.
A ello habría que añadirse que los funcionarios públicos de la administración estatal hacen su tarea, acorde a lo trazado en el Plan de Desarrollo, lo que podría derivar en respuestas positivas en lo electoral, si se acepta la afirmación de que los buenos gobiernos dan votos.
Pero eso tendrá que verse en la dimensión que se requiere y, por supuesto, en la perspectiva de los contrapesos que están a mes y medio de llegar.
Lo que no esta a discusión es que la lucha por obtener la mayoría en el Congreso será intensa, principalmente entre el PAN y MORENA.
Algo que tampoco sacarse de foco es la urgencia que tiene el PRI por recuperar espacios perdidos.
Sus guías saben que en la próxima contienda se jugarán el todo por el todo, en un contexto complejo.
Y aunque suene descabellado, en una de esas y el tricolor, en caso de que sus líderes se pongan las pilas y le metan organización y pasión a lo que hacen, podrían dar la sorpresa. No tanto porque vayan a obtener mayoría pero podrían convertirse en el fiel de la balanza en la próxima legislatura y eso, al menos no los mandaría a la lona.
Al fin y al cabo si hay políticos con oficio en lo que se refiere a negociación y sacar tajada de esto, ahí están los priistas muy seguidos de cerca por uno de sus alumnos más adelantados: los del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).
Los plazos se cumplen, acorde a la sentencia popular y ya estamos en la antesala.
AL CIERRE
Cambios legislativos para poner fin a la confrontación armada que se vive en el país, con la oferta de amnistía y reducción de penas a criminales son parte de las propuestas contenidas en el Plan Nacional de Paz y Seguridad 2018-2024, que presentó ALFONSO DURAZO MONTAÑO, próximo secretario de Seguridad Pública.
Lo anterior se llevó a cabo ante la presencia del Presidente Electo, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, al igual que quien serán la secretaria de Gobernación, OLGA SANCHÉZ CORDERO y los titulares de la Defensa Nacional y Marina Armada de México, General LUIS CRESENCIO SANDOVAL GONZÁLEZ y Almirante JOSÉ RAFAEL OJEDA DURÁN en forma respectiva.
Ahí también se vio a los líderes de la bancada de Morena en el Senado, RICARDO MONRREAL y al de la cámara de Diputados, MARIO DELGADO.
Interesante que se subrayara que en el nuevo gobierno se erradicará la represión y que nadie será torturado, desaparecido o asesinado por un cuerpo de seguridad del Estado. Por lo menos ese es el compromiso.
Otro aspecto significativo es la siguiente afirmación que no deja lugar a dudas del entramado que se teje entre criminales y servidores públicos.
“El tamaño, la extensión y el poder de grupos criminales solo puede entenderse por una corrupción de dimensiones equivalente en las oficinas públicas, particularmente en aparatos de impartición de la justicia”.

 

Compartir
Artículo anteriorCONFIDENCIAL.
Artículo siguientePLAZA