C R Ó N I C A S P O L Í T I C A S

Un contralor ciudadano para Reynosa

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Ricardo Anaya Cortés acusó al Presidente de la República Enrique Peña Nieto, de reciclar la guerra sucia en su contra, para lastimar su campaña y favorecer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. Selló el panista el fin de esta historia sucesoria, pues su revelación lo descarrila automáticamente.

Anaya incurrió en exceso al acusar también al señor Peña Nieto, de lo que pueda ocurrirle a él o a su familia, como si el Presidente fuera un gánster político que mande castigar con la violencia física a sus detractores.

Muchos votos indecisos tomarán un derrotero morenista pues el talante exhibido por el candidato presidencial del PAN, es inmaduro, imprudente, insensato, torpe y contraproducente.

Anaya se refería a los nuevos videos con revelaciones comprometedoras puestas en boca de empresarios Barreiro de lavado de dinero por millones de pesos que cayeron en las bolsas suyas y de su suegro.

El abanderado panista asegura en un video-mensaje subido a redes sociales, que Peña Nieto operó esta nueva embestida en su contra, en represalia porque el día anterior dijo en la Universidad Iberoamericana, que él es corrupto y que lo metería a la cárcel, si consigue llegar a Los Pinos.

Agregó que Peña tiene pactado con López Obrador un compromiso de impunidad, a cambio de favorecerle las circunstancias para que gane la elección. “Yo no voy a ser tapadera de nadie”, dijo Anaya.

El problema para los panistas de Tamaulipas, es que el desplome de Anaya tendrá un efecto negativo en la captación de votos.

Adicionalmente, en Nuevo Laredo hubo la revelación de que Enrique Rivas Cuéllar desatará una guerra sucia contra el candidato de MORENA Ramón Garza Barrios, dictada por la desesperación de verse derrotado de antemano.

El mismo Garza Barrios subió a redes sociales un mensaje donde pide a los electores, que no hagan caso cuando el presidente municipal panista, con licencia, lance denuestos en su contra, con viejas acusaciones y tremendos cargos. “Son mentiras”.

Agrega que Enrique Rivas Cuéllar contrató a una empresa encuestadora para que le fabrique primeros lugares y dar la apariencia de ser favorito. “Son patadas de ahogado”, dice Ramón.

En Matamoros, Chuchín de la Garza Díaz del Guante tiene ahora una doble preocupación, pues sus operadores han visto cómo crece la popularidad del candidato de MORENA, Mario López Hernández, a quien ellos mismos están empujando.

Una buena noticia es que el secretario de Educación Héctor Escobar Salazar anunció en redes sociales, el compromiso de pagar cuanto antes los sueldos retenidos a miles de profesores, aunque para justificarse repitió la mentirilla de que es culpa de los que se fueron.

Han transcurrido casi dos años desde que el joven funcionario nativo de Matamoros despacha en Educación y en ese lapso no ha podido corregir las deficiencias que dejaron los antecesores priistas, lo que habla de su ineptitud.

Por cierto, la versión de la renuncia del rector de la UAT puso histéricos a funcionarios del área de inteligencia del gobierno estatal, panista, pues no atinaban a conocer el origen y la intención de echarla a rodar.

Hubo desmentidos por todos lados perol sigue sumida en el desconcierto la institución y no son pocos los que apuestan a una renuncia del rector, por motivos familiares.

Están incorporados a este grupo, como coadyuvantes operativos, la Procuraduría General de Justicia de Tamaulipas y la Secretaría de Seguridad Pública, pero sin acceso a las deliberaciones sobre las acciones a emprender.

La aportación de Tamaulipas al Programa de Seguridad y Prosperidad para el corredor de ciudades texanas, es meramente simbólica, pues la Procuraduría General de Justicia tiene agentes drogadictos, borrachos, secuestradores y extorsionadores.

Y la Secretaría de Seguridad Pública está manchada por agentes que se dedicaban en sus días libres a robar negocios, como el ocurrido en la refaccionaria victorense del Norte, donde uno de ellos asesinó a balazos al hijo del dueño..

El Grupo de Coordinación Tamaulipas es ajeno a ese programa internacional.

Retomamos temas políticos, para anunciar que mañana se producirá en Reynosa un debate entre candidatos a presidente municipal, con la participación de cuando menos, Maki Ortiz Domínguez, Serapio Cantú Barragán y José Ramón Gómez Leal.

JR aplica una campaña de denuncias contra el funcionamiento del gobierno municipal y seguramente la repetirá en el debate; Maki ofertará su compromiso de consolidar programas sociales especialmente en materia de seguridad pública, en tanto que Serapio se atendrá a los vientos de fronda.

Maki tiene dispuesto para su segunda gestión edilicia, que la sociedad participe en la designación de un titular de la contraloría, para que su escrutinio sobre el desempeño del gobierno, no esté comprometido con la mano que le da de comer.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorLIBRE EXPRESIÓN
Artículo siguienteOpinión pública