C R Ó N I C A S    P O L Í T I C A S

 

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— La muerte de la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso y de su marido el senador Rafael Moreno Valle, produjo un sacudimiento traumático en la clase política, que obligará a una recomposición de fuerzas en el concierto nacional, pero especialmente hacia el interior del PAN.

 

Moreno Valle estaba convertido en el líder más emblemático del PAN, un partido desprovisto de la envoltura original que le dieron sus fundadores, hace 79 años, sustentada en los valores morales, las virtudes cívicas, ideología humanista, democracia cristiana.

 

El nuevo PAN de Rafael Moreno Valle Rosas se caracteriza por el pragmatismo, entendido éste como el empoderamiento a ultranza, como sea, aún a costa de cualquier otro valor que no sea el valor práctico. Oportunistas, aventureros, arribistas, lo tienen dominado.

 

Moreno se creó en el PRI, donde llegó a ocupar posiciones importantes como tesorero estatal, diputado federal, diputado local y presidente de la Legislatura, presidente de la Fundación Colosio.

 

Luego brincó al PAN donde lo hicieron elegir como Senador de la República y luego Gobernador de Puebla, donde incurrió en grandes excesos que hizo disparar los feminicidios en un 575 por ciento; un niño murió en una represión policiaca contra ciudadanos, víctima de un balazo.

 

Al concluir su gestión sexenal (2011-2017), Rafael hizo postular a su esposa Martha Erika Alonso como candidata del PAN a su propia sucesión, y los resultados de las urnas fueron a su favor, pero severamente cuestionados por los otros candidatos, que alegaron fraude.

 

El pleito fue llevado al seno de la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, donde el magistrado José Luis Vargas Valdés fue comisionado para investigar el caso y proponer una sentencia.

 

Vargas concluyó que sí se cometieron irregularidades que torcieron la voluntad expresada por los ciudadanos en las urnas, y recomendó a sus pares, anular las elecciones.

 

Pero la magistrada presidenta del TEPJF, Janine Otálora desechó la propuesta, pospuso la solución al asunto hasta redactar ella misma otro fallo, donde desechó las impugnaciones de la oposición y concedió legalidad a la mayoría de votos atribuida a Martha Erika.

 

Esta maniobra sumió en una crisis al TEPJF, pues el magistrado José Luis Vargas Valdés denunció públicamente, que Otálora incurrió en severas irregularidades que hicieron perder legitimidad a la institución, y pidió su renuncia.

 

Otálora negó los cargos y emplazó a su colega a presentar pruebas y elementos de las irregularidades cometidas, si es que las tenía. José Luis anunció que convocaría al pleno para aportarlas.

 

Si caía Otálora, caería la Gobernadora, pero Martha Erika murió al desplomarse su helicóptero, apenas diez días después de rendir protesta, en lo oscurito, en la sede del poder judicial, pues el poder legislativo, de mayoría MORENA, no la reconoció como autoridad legítima.

 

Rafael Moreno Valle Rosas quiso ser candidato del PAN a Presidente de la República. Siendo Gobernador de Puebla, desplegó una intensa campaña de posicionamiento en todos los Estados, instalando anuncios espectaculares y repartiendo apoyos.

 

 

Ricardo Anaya Cortés agandalló la candidatura presidencial panista, y Moreno Valle fue contentado con una senaduría plurinominal. Pero además, el nuevo presidente nacional del PAN, Marko Cortés, lo nombró coordinador de esa bancada, en sustitución de Damián Zepeda.

 

Zepeda, ex presidente nacional del PAN, emitió un video-mensaje para rechazar con energía a Moreno Valle como coordinador, acusándolo de practicar una política de autoritarismo, traición y anti-democracia.

 

Martha Erika y su esposo Rafael murieron el lunes 24 de diciembre, en un accidente de helicóptero que ha suscitado en redes sociales un maratón de versiones, hipótesis, fotografías, videos, denuncias y acusaciones, a cual más fantásticas y otras francamente alienadas, locas, babosas.

 

El PAN atraviesa por una concurrencia inédita de crisis que se estaban superando lentamente (la derrota electoral de Anaya, la renuncia de Calderón, el triunfo de MORENA, la purga de Ernesto Cordero, Salvador Vega, Roberto Gil Zuarth, el adelgazamiento de militantes, etcétera), y ahora la muerte de los dos prominentes poblanos lo paraliza.

 

Todos los actores políticos han pedido que nadie pretenda aprovechar esta circunstancia para sacar provecho, pero el PAN y el gobierno de Puebla hicieron un mitin del homenaje póstumo, cuando llevaron porras para insultar a los representantes del gobierno federal.

 

Le gritaron asesina a la secretaria de Gobernación, exigieron justicia y vociferaron contra MORENA. En ese mismo marco, el presidente nacional del partido albi-azul, Marko Cortés, exigió que el Gobernador provisional que designará el Congreso, de mayoría MORENA, sea del PAN.

 

Si la caída del helicóptero fue sabotaje o accidente eso lo establecerá la investigación oficial, asistida por técnicos extranjeros y de las dos empresas que fabrican el aparato.

 

De todo este trágico episodio se desprende una recomendación a las autoridades locales. Bájenle dos rayitas a la soberbia, porque el poder es precario, efímero, endeble, pasajero.

Cumplen años Aníbal Martínez González, Manuel Orozco Sánchez, de Río Bravo.

 

Falleció el médico Alfonso Sierra Benavides, político, analista, servidor público. Llegó de regreso a Tamaulipas cuando Américo Villarreal Guerra se hizo cargo del gobierno del Estado (1987-1993), y más recientemente, fue asesor del Secretario de Educación Diódoro Guerra Rodríguez.

 

También hay luto en la familia de Pepe, Alfredo y Raúl Walle Juárez, por el deceso de su hermana Lupita.

 

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com