C R Ó N I C A S P O L Í T I C A S

No les voy a fallar, dice hasta en la carretera

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI).— Tampico recibió el miércoles al Presidente electo de México Andrés Manuel López Obrador, encarnado en una muchedumbre estimada en cinco mil modestas personas, que no se desbandaron por la lluvia pues escucharon y aplaudieron su mensaje de casi una hora de duración.

A un costado de la Laguna del Carpintero, habló López Obrador; regresó a Tamaulipas (concretamente a Ciudad Victoria y Tampico), para agradecer que los ciudadanos no se hayan dejado vencer por la campaña negra desatada en su contra para aplastar su proyecto de convertirse en Presidente de México.

Hizo una remembranza de sus más importantes ofertas de campaña para reiterar su compromiso (“tienen mi palabra de honor”) de que las cumplirá puntualmente.

Acompañado en el presídium por el senador Américo Villarreal Guerra, su colega de cámara Lupita Covarrubias, otros legisladores, el inminente coordinador estatal José Ramón Gómez Leal e invitados de honor, Andrés Manuel hizo además importantes anuncios.

Dijo que hará invertir cuatro mil millones de pesos en la modernización de la refinería de Ciudad Madero, para que vuelva a producir carburantes y que quitará a los Estados la facultad de gastar recursos federales en la compra de medicamentos.
Vamos por el rescate de la industria petrolera, pero también rescataremos el sector salud, que está muy descuidado, con hospitales “tirados” en muchas regiones del país, debido a que el gobierno tuvo fiebre de contratitis, construyeron los edificios pero se les olvidó el equipamiento médico y los recursos para mantenerlos funcionando.

Agregó AMLO, que el gobierno tiene un gasto anual de cien mil millones de pesos en medicinas, pero una parte la ejerce la federación y otra los gobiernos estatales, con consecuencias desastrosas, por la falta de coordinación.

Eso se acabará, repitió, pues en adelante, el gobierno federal se ocupará íntegramente de contratar la compra de los medicamentos. También se propone terminar los hospitales dejados a medio construir, para ponerlos al servicio de los mexicanos.

La mención del gasto de los cuatro mil millones de pesos en la refinería de Ciudad Madero, provocó una lluvia de aplausos, gritos y otras expresiones de júbilo, pues la derrama económica inyectará vitalidad a la región.

(En su sexenio, el panista Vicente Fox gastó una fortuna en la reconfiguración de la refinería, pero se trató de un fraude, pues la empresa contratada, asiática, usó materiales y mano de obra (exportada) de mala calidad y nunca fue reconvenida ni castigada).

Hubo también una explosión de consignas pero contra Carlos Romero Deschamps y su “contlapache” maderense Esdras Romero, los caciques que se han enriquecido explotando a los trabajadores petroleros y enquistados permanentemente en cargos de elección popular.

Concluido el evento, el Presidente Electo tuvo reuniones privadas, algunas en la suite del hotel Posada de Tampico (modernizado, ampliado y con su tradicional calidad en los servicios), donde conversó con miembros de su gabinete, incluido el que será director general de PEMEX.

Estas actividades fuera de programa hicieron que López Obrador permaneciera en el puerto jaibo más horas de las previstas en la agenda, de tal manera que perdió el vuelo comercial de regreso a la Ciudad de México.

Los periodistas chilangos que lo acompañan en la gira de agradecimiento, hicieron berrinche a bordo del avión porque nadie les avisó que López Obrador abortó el viaje y se fueron solos a la Ciudad de México.

El Presidente electo se fue una hora y media después, pero en un vuelo comercial que aterrizó en Monterrey.

Andrés Manuel cumplió una primera etapa de su visita a Tamaulipas en Ciudad Victoria y después viajó al sur del Estado. En el tramo carretero de la desviación a la cabecera municipal de González, un grupo de personas consiguió llamar su atención con pancartas.

El Presidente electo ordenó detener la marcha de la Suburban y descendió junto con el senador Américo Villarreal Anaya, para conversar con ellos y reiterarles el mensaje de que no les va a fallar en la misión de hacer un cambio de cosas en el país.

Ayer jueves, antes de abandonar el puerto jaibo, encontramos a JR Gómez Leal en la plaza principal y lo saludamos. El iba a viajar de allí a Aldama, donde el nuevo gobierno federal, de MORENA, construirá una universidad.

De hecho, son tres nuevas casas de estudios las que se construirán, con especialidades en carreras técnicas. Las otras estarán en Hidalgo y San Fernando.

Al día siguiente de la visita presidencial, la violencia volvió a ensangrentar a municipios tamaulipecos, pues hubo balaceras y homicidios en Ciudad Victoria, Reynosa, Rio Bravo y otros lugares, que el gobierno estatal, panista, encubre, niega, rechaza, ignora.

El oso de la jornada corrió a cargo de la diputada local del PAN, Teresa Aguilar Gutiérrez, pues en su afán obcecado de justificar la ineptitud e ineficiencia del Procurador Barrios, volvió a lloriquear con el viejo discurso de que “no se puede corregir en un año lo que se hizo mal en sexenios”.
Nuevo Laredo tuvo también jaleo gangsteril, ajeno a la bomba de tiempo que hace tic tac en la escuela local de la UAT, por culpa del director Luis Hernán Lope Díaz.
Cumple años el ingeniero Eduardo Mancilla Gómez, delegado de SAGARPA. Trabaja a marchas forzadas, para pagar adeudos atorados en la Ciudad de México, así como en el esclarecimiento de cheques presuntamente cobrados por personas diferentes al beneficiario.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com.