C R Ó N I C A S P O L Í T I C A S

¿Dónde perdió Egidio la aureola de santidad?

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI)— Los santurrones de temporada vuelven a tomar de moda el tema de la corrupción gubernamental sobre la prensa, ahora con el pretexto de la nota principal de primera plana, del New York Times.

Se trata de un debate estéril, ocioso, inútil pero además, desvirtuado, porque no es lo importante lo que gastan los funcionarios públicos en los medios de comunicación, con autorización de autoridades legislativas, sino la infructuosa denuncia de la prensa debido a que el gobierno simplemente la ignora, desprecia, soslaya y olvida.

Despierta sospechosismo que estos fanáticos entusiastas de la denuncia contra la prensa vendida, no reparen en el hecho de que el NYT está detonando con mucha frecuencia escándalos que sacuden las paredes de Los Pinos.

Ese periódico estadounidense cobró un repentino interés por los asuntos políticos mexicanos, al grado de destinar sus principales espacios a atenderlos, como si a sus lectores gringos les resultaran ser de interés.

Antes de su denuncia del gasto en prensa de alrededor de dos mil millones de dólares en más de cinco años de gestión de Enrique Peña Nieto, el NYT publicó como segunda nota principal, también en portada, la revelación de la triangulación de más de 250 millones de pesos del erario federal, vía Hacienda, para destinarlos a campañas electorales.

Los gobiernos de Tamaulipas, Veracruz y Chihuahua habrían convalidado este fraude, peculado o robo, cuando estuvieron a cargo de Egidio Torre Cantú, Javier Duarte y César Duarte, respectivamente, según la nota periodística.

Pero vayamos por partes. Los presupuestos anuales de los tres niveles de gobierno contienen un apartado de dinero que se destina pagar servicios de prensa y propaganda, atendiendo un dictado de la Constitución.

Si es mucho dinero o poco, si se condiciona la firma de un contrato o convenio de publicidad, si se reparte discrecionalmente el recurso autorizado favoreciendo a amigos o castigando a adversarios, esa es otra cosa.

El gasto en prensa y propaganda es legal pues se entrega a cambio de facturas que generan impuestos fiscales. No es entonces, ni soborno ni moche ni dinero producto de un chantaje o extorsión.

Además, nadie regala su trabajo.

Dan risas estos santurrones de ocasión que se rasgan las vestiduras a nombre de la beatitud periodística, exigiendo que una sociedad donde algunos médicos practican abortos, abogados que roban a sus clientes, ingenieros y arquitectos a los que se les caen las casas, sacerdotes con hijos ocultos, tenga comunicadores puros, santos, inmaculados, mártires.

Los periodistas cumplen una función social notable pero muchas veces intrascendente, por culpa de un sistema político que está diseñado para auto-protegerse pues las instituciones gubernamentales que técnicamente sirven para regularlo, medirlo, equilibrarlo, los encubre, justifica, ayuda.

Una gran parte de las denuncias ventiladas en los medios de comunicación, contra servidores públicos sorprendidos en acciones irregulares, ilegales, indebidas, no son atendidas para actuar en consecuencia.

Es frecuente que los lectores reclamen a la prensa por la corrupción gubernamental, como si fuera su responsabilidad emprender acciones legales propias del Ministerio Público, contra funcionarios prevaricadores.

Si un gobierno no tiene la voluntad política de ceñir sus actos al marco de la ley, desbordará corrupción e impunidad, porque estas calamidades siempre van de la mano.

Rematamos el tema con un agregado elemental. El ciudadano tiene el derecho de ejercer su privilegio de escoger sus lecturas y desechar aquellas que le parezcan excesivamente floreadas.

Y, ojo, acusan que Egidio Torre Cantú gastó sólo en 2016, más de mil millones de pesos en prensa y propaganda, a través de su vocero Guillermo Martínez García. Ni está probado que se hizo una erogación de esa cuantía, y si se hizo, no cumplió su cometido de construirle una aureola de santidad, pues está reputado como un ex Gobernador muy corrupto e inepto.

Por el rumbo de Nuevo Laredo, el titular de Protección Civil Enrique Sánchez avisó que hoy amanecerá la frontera con baja temperatura, 4 grados centígrados, aunque sin pronóstico de lluvia.

Pidió el funcionario municipal abrigar adecuadamente a niños y personas de la tercera edad, así como vigilar el uso de artefactos de calentamiento en los hogares para evitar accidentes.

Agregó que el gobierno de Nuevo Laredo tiene habilitados suficientes albergues para personas o familias que lo requieran; harán recorridos por las calles para invitar a indigentes a pasar las noches bajo techo.

Donde de plano las cosas no se componen es en Ciudad Madero, pues ahora sufrió el presidente municipal Andrés Zorrilla un conato de incendio en la sala de cabildos, por culpa de una cafetera eléctrica en mal estado.

Madero es la ciudad con calles quebradizas donde periódicamente se hunden los vehículos pesados y también tienen finanzas frágiles, que no alcanzan para pagar aguinaldos.

El mismo día que se confirmó que habrá un nuevo recorte de personal en el palacio municipal, ese mismo día se cayó el árbol de navidad que inauguró Zorrilla. Sus amigos le recomiendan una barrida con pirul, para alejar la mala suerte.

En temas políticos, las encuestas siguen colocando a Andrés Manuel López Obrador arriba en el ánimo de los electores, de tal manera que si hoy o mañana fuera la cita con las urnas, el presidente de MORENA sería el siguiente huésped de Los Pinos.

Arias Consultores publicó en la Revista32, un interesante documento resultado de sus entrevistas en todo el territorio nacional, donde AMLO aparece con preferencia en 22 Estados y en la propia Ciudad de México.

A pesar de que MORENA no tiene estructura en Tamaulipas o no trabaja, López Obrador aparece en la encuesta de Arias con 29.3 por ciento de preferencias y todo lo contrario, el PRI ni su candidato José Antonio Meade Kuribreña pintan aquí.

DEFOE-SPIN es otra empresa especializada en la materia, cuyas mediciones ponen a López Obrador en primer lugar, a la coalición PAN-PRD-Movimiento Social en segundo lugar, y al PRI-VERDE-PANAL en tercer lugar.

Mitofsky coincide en sus apreciaciones, al dejar al partido tricolor en un tercer lugar.

Correo electrónico: albertoguerra65@hotmail.com