C R Ó N I C A S P O L Í T I C A S

Por Alberto Guerra Salazar

CIUDAD VICTORIA, (ASI)— Río Bravo tuvo el sábado 16 de diciembre un destape político múltiple asistido por el propio presidente estatal del PRI Sergio Guajardo Maldonado. Se destapó Edgar Melhem para el senado, Juan Diego Guajardo Anzaldúa para la reelección edilicia y la diputación federal del III distrito puede resolverse con un mexicanísimo volado.

Melhem, diputado federal saliente, tuvo un grupo de invitados de lujo, entre ellos los cuatro pre-candidatos a la diputación federal, Verónica Serna Gallardo (primero las damas), Efraín de León León, Miguel Cavazos Guerrero y Jaime Alberto Seguy Cadena.

El presidente municipal riobravense Juan Diego Guajardo Anzaldúa se paseó en la posada de Edgar en Las Liebres, como si fuera su propia fiesta, pues hasta se dio el lujo de bailar con las damas que se lo pidieron.

Cuando Sergio Guajardo Anzaldúa habló en el presídium de Juan Diego, lo dijo abiertamente: tenemos presidente municipal “pa´ rato”.

También encomió la gestión política de Edgar Melhem Salinas, de quien dijo que ya cumple diez años de ofrecer esta posada a las colonias populares. Mussy Melhem Kuri, el más feliz en la fiesta, muy abrigado por instrucciones médicas.

Otros invitados, la diputada local Copitzi García Hernández, sin asomo de rubor por haber aprobado el día anterior, el paquete fiscal 2018 del gobierno del Estado, que crea impuestos pero presume que es solidario con la economía de las familias.

También se dieron su baño de pueblo Roberto Benet Ramos, Juan Pachuca Valenzuela, don Guadalupe González López, repuesto de achaques propios de la edad; Sergio Guajardo hizo su debut en Río Bravo porque no lo conocen y el maestro de ceremonias le cambió la profesión universitaria y el segundo apellido.

Melhem y su equipo salieron volados de Río Bravo rumbo a Ciudad Díaz Ordaz donde también ofreció una posada. El presidente municipal es una imposición del dueño del Partido Encuentro Social Abdíes Pineda Morín, pero se pelearon por un mal reparto.

También en Río Bravo, Miguel Ángel Almaraz Maldonado consiguió el permiso del INE para tratar de reunir el número suficiente de firmas para convertirse en candidato independiente a la presidencia municipal.

Lo han dicho los observadores y tienen razón: los políticos están destruyendo la figura de candidato independiente pues se creó para cobijar a personas sin ninguna vinculación partidista, pero la usan trepadores, tránsfugas del tipo de Chavira Martínez y ahora Almaraz Maldonado.

Miguel Ángel no puede ser candidato independiente, por sus antecedentes penales, y no estamos hablando sólo de su reclusión penitenciaria por delitos de delincuencia organizada de los que presume fue absuelto, sino de otros delitos acumulados.

En algún tiempo, Almaraz Maldonado puso una reciba de compra de la cosecha, revendió los granos pero nunca le pagó su dinero a los productores pues un sospechoso incendio acabó convenientemente con las instalaciones.

Un periodista de Río Bravo, Anwar Vivián Peralta, ofreció una comida-cena con motivo de su cumpleaños, habiendo registrado una gran concurrencia de amigos pese al mal tiempo.

Lo felicitaron particularmente, el ingeniero Ismael Zapata, pre-candidato del PAN a presidente municipal, y el abogado Juan Alonso Camarillo, jubilado definitivamente de la política (así dicen todos), cuando no pudo conseguir un cerrojazo de oro siendo presidente del PRI tamaulipeco.

Guajardo hizo recientemente una fiesta en Ciudad Victoria, según él, para premiar la militancia y lealtad de veteranos priístas, seguramente porque nadie le avisó que Peña Nieto y Enrique Ochoa Reza liquidaron la carrera profesional de partido, para regalar candidaturas a advenedizos, recién llegados e inclusive hasta a panistas, como el señor Meade Kuribreña.

Otra broma de mal gusto acaba de perpetrar el tribunal electoral del poder judicial de la federación, al dejar sin efecto la decisión del CEN del PRI, de expulsar de sus filas a Humberto Moreira Valdez.

Según los magistrados electorales, el PRI burló los derechos políticos de Moreira y le ordenó reponer el proceso para que el ex Gobernador de Coahuila pueda defenderse y hacer oír sus alegatos.

Moreira fue presidente nacional del PRI pero renunció voluntariamente cuando se filtraron las denuncias de presuntos actos de corrupción que cometió en Coahuila. En el reciente proceso electoral, se hizo postular por un partido Joven, por una diputación local en Saltillo, pero fue derrotado en las urnas.

O sea, que ahora es de fuerza, que el PRI tenga como militantes a corruptos (presuntos corruptos) y traidores, porque se registró por otro partido político.

Otro robo que está bajo sospecha ocurrió en la COMAPA de Tampico cuando los ladrones se llevaron el dinero de las recaudaciones del día y se dieron el gusto de dejar tirados paquetes de billetes en el suelo.

Intrigan estos golpes de los cacos porque se repiten en las ciudades de la zona conurbada, como si se tratar de la misma banda, o sincronización que sólo pueden establecer los ejecutivos.

Al cierre de la columna supimos de otro chiste de mal gusto, pues Armando Vera García, que se ostenta como jefe del Partido del Trabajo en Tamaulipas, anunció en Altamira, que está estudiando si acepta la propuesta del médico Felipe Garza de que lo convierta en su candidato a senador.