Ahora cierra Pepsi por la inseguridad

Cuando personal de la Secretaría de Economía se presentó en la sede de Pungarabato, la encontraron cerrada

Chilpancingo.- La empre­sa Pepsi cerró sus operacio­nes en la región de la Tierra Caliente, en Guerrero, por intentos de extorsión, cobro de piso y por la inseguridad.

El pasado 23 de marzo, en la misma región cerró Co­ca-Cola tras ser blanco de dos ataques en una semana.

Este lunes se dio a cono­cer el cierre de Pepsi en la región de la Tierra Caliente, una de las más violentas de Guerrero.

El fin de las operaciones se dio de forma sigilosa, de acuerdo a trabajadores de la empresa. Desde el pasado jueves comenzaron a reco­ger los refrigeradores en los puntos de venta que tenían en los nueve municipios de la zona. Este lunes comenzó la liquidación de los alrede­dor de 70 trabajadores en Toluca, estado de México.

El vocero del Grupo Coor­dinación Guerrero (CGC), Roberto Álvarez Here­dia, informó que personal de la Secretaría de Econo­mía en el estado se presentó la mañana de este lunes en las instalaciones de la com­pañía refresquera y la en­contraron cerrada.

Álvarez Heredia indicó que personal de Secretaría informó que desde el vier­nes fue cerrada la empresa, incluso “hasta los letreros ya habían retirado”, dijo.

El vocero del GCG afirmó que no han tenido un con­tacto formal con la empre­sa para conocer las causas del cierre.

La planta de Pepsi tenía presencia en la Tierra Ca­liente desde hace más de 30 años y estaba ubicada en el municipio de Pungara­bato (Ciudad Altamirano), donde también estaba la de Coca-Cola.

Coca-Cola cerró sus ope­raciones en marzo y, según indicaron trabajadores de Pepsi, eso provocó el au­mento en sus ventas pero de forma paralela se incre­mentaron los intentos de ex­torsión y cobro de piso.